Identificar el tipo de personalidad que predomina en nosotros y en quien nos rodea ayuda a conocernos y a entender mejor a los demás para establecer relaciones más efectivas y forjar una vida más plena, plantea la escritora Gretchen Rubin.

Las personas se conducen con base en cuatro perfiles básicos de personalidad: favorecedora, cuestionadora, complaciente y rebelde, sostiene la autora del libro Las cuatro tendencias, aunque, aclara, cada persona mezcla características de uno u otro perfil.

“Cuando describo las cuatro tendencias, a veces tengo la impresión de que la gente trata de deducir cuál es la ‘mejor’ para integrarse a ella, pero ninguna es mejor o peor.

“Las personas más felices, sanas y productivas no son las que pertenecen a una tendencia particular, sino las que han entendido cómo aprovechar las fortalezas de su tendencia, contrarrestar sus debilidades y forjarse una vida a la medida”, explica.

Una personalidad favorecedora satisface, sin demora, las expectativas externas e internas, toma la iniciativa sin mucha supervisión, detesta cometer errores, y puede tener problemas para delegar. A quien tiene el perfil cuestionador le interesa crear esquemas eficientes, sacude el sistema si lo cree necesario y se impacienta con el conformismo.

El complaciente siente la obligación de satisfacer las expectativas de los demás, y siempre está dispuesto a hacer un esfuerzo adicional, mientras que el de personalidad rebelde sigue su propio camino y es poco cooperativo, incluso desconsiderado; actúa como si las reglas ordinarias no se aplicaran a él.

Share post with: