Comparte DIARIO NOTICIAS en tus redes

Con una elección especial, programada para el 21 de mayo, los electores calificados de esta ciudad determinarán sobre la propuesta de instaurar un impuesto de propiedad de 1.75 dólares por 100 dólares de valor tasado en el año fiscal 2019-2020. Así lo determinó, de manera unánime, el concilio de San Luis la noche del miércoles. Con el impuesto de propiedad, la ciudad de San Luis pretende recaudar un millón 350 mil dólares en ingresos adicionales al año, de los cuales 500 mil dólares se destinarían a gastos adicionales de operación y 800 mil dólares a pagos a capital e intereses anuales para financiamiento de proyectos capitales, ya que, si es aprobado por los votantes se emitirían bonos por 12 millones de dólares.

Este dinero se utilizaría para financiar varios proyectos capitales, de los cuales 2.3 millones de dólares se destinarían a la fase uno de un complejo deportivo, 8.2 millones de dólares para construir la subestación de Seguridad Publica al este de la ciudad y 1.3 millones de dólares se destinarían a infraestructura pública.

Durante la presentación del proyecto, Mark Reader, de la firma de asesores financieros Stifel, expuso como ejemplo que en un impuesto de propiedad de 1.80 dólares, en una vivienda valuada en 79 mil 837 dólares, el pago de impuesto de propiedad anual sería de 144 dólares o 11.98 dólares por mes.

De aprobarse por los votantes, también pagarían el impuesto las propiedades agrícolas, comerciales y lotes baldíos. El impuesto propuesto para San Luis de 1.75 dólares es menor que el de la ciudad de Yuma de 2.27 dólares y mayor que el de Somerton de 1.72 dólares.

El administrador Tadeo de la Hoya indicó que el paso siguiente será preparar un panfleto con más detalles de los proyectos, información que se incluirá en la boleta electoral sobre la propuesta. “Sera una elección únicamente por correo y todo elector calificado o registrado recibirá su boleta”. El alcalde Gerardo Sánchez señaló que nunca es sencillo tomar esta decisión y es algo que alcaldes y anteriores miembros del concilio prefirieron no enfrentar. “Tenemos el impuesto sobre la venta más caro en el Condado de Yuma; es más barato comprar en Foothills. Además somos la ciudad con más rápido crecimiento, sin embargo nuestros negocios no han crecido. En los dos últimos meses hemos visto un descenso en el tránsito de peatones, lo que implica menos ingresos por impuestos sobre la venta, mientras que las necesidades de más parques, oficiales de policía y bomberos sigue creciendo. Yuma y Somerton lo están haciendo”.

Dijo que los fondos estatales no se incrementarán y con el presupuesto actual será necesario hacer recortes en los próximos años.

Sin embargo quiso dejar claro que el concilio no está aprobando un impuesto predial, ya que esa decisión estará en manos de los votantes. “Necesitamos que nos digan si o no. Les estamos dando una opción que otros concilios no les dieron. Ya no podemos aumentar más el impuesto sobre la venta”, apuntó.