Comparte DIARIO NOTICIAS en tus redes

Ante la falta de electrificación en la zona, la familia López Muñoz sufre las inclemencias del tiempo en la colonia Topahue.

Sentada bajo la sombra de un cobertor y zurciendo prendas de vestir, doña Guadalupe López soporta resignada el calorón que se siente como de 50 grados a la sombra.

Esta familia tiene un año viviendo en la calle Filipinas entre las calles 24 y 25 de la colonia Topahue al sur de la Ciudad, desde su llegada han intentado  contratar el suministro de energía eléctrica pero la Comisión Federal de Electricidad niega el servicio argumentando que no hay donde poner postes.

El poste más cercano está a 100 metros de distancia de su humilde casa, pero la CFE no ha podido conducir los cables porque no han recibido la aprobación para instalar más postería, según la jefa de la familia.

Temprano tiene que cocinar y salir del infierno (así le llama a la cocina) para evitar un golpe de calor y lo único que desea en este momento es estar fuera de la casa, aunque esté el ambiente tan sofocante al grado que apenas puede agarrar aire, añadió Doña Lupita.

Por las noches se vuelve más crítico el calor porque no corre nada de aire y eso provoca un ambiente asfixiante.

“En ocasiones me siento mareada y con dolor de pecho además se le dificulta respirar, hasta después de la media noche se empieza a sentir fresco, pero junto con este clima, llegan los zancudos, el calor y los mosquitos son dos plagas que no se pueden combatir de manera natural, se necesite la energía eléctrica”, reclamó Doña María Guadalupe López Muñoz.