Luego de un reclamo de parte de productores de ladrillos que se ubican en la zona de impacto, y tras agotarse las negociaciones y el plazo, el Ayuntamiento anunció el uso de la fuerza pública para los 13 productores de ladrillo que aún operan en la mancha urbana.

Fueron varios ladrilleros, quienes ya están en terrenos contiguos a la planta tratadora de agua, quienes se quejaron de una competencia desleal.

Martín Vázquez dijo que algunos compañeros no se quieren reubicar y que siguen contaminado la mancha urbana, por lo que exigieron trato parejo para todos.

En tanto, Rafael Medina aseguró que los productores que continúan en la mancha urbana tienen menos gastos y que ofrecen el producto más barato, afectando a cerca de 30 productores que si se reubicaron.

“No se vale, nosotros tuvimos que  aumentar el costo a dos mil 500 por millar, y ellos lo dan en cantidades que oscilan entre los mil 800 y los 2 mil 200, es por ello que pedimos que sean reubicados también, para que los costos de operación sean los mismos y el precio de venta final parejo”, exigió.

Al hacer uso de la voz, el arquitecto Jorge René Arce Flores dijo a los productores de ladrillo inconformes, que se acabó el tiempo y el diálogo, y que lo único que queda es el uso de la fuerza pública basados en la razón y en las leyes.

“Ya se les dotó de agua, se compactaron los accesos, se les otorgaron licencias de funcionamiento, y aún así no quieren reubicarse, es inútil seguir en pláticas vamos a aplicar la ley”, sentenció.

Recordó que todo el mes de abril tuvieron los ladrilleros para trasladarse a los terrenos ofrecidos por el Gobierno Municipal.

“En este mes (mayo) se tienen que tomar acciones reales para retirar de la ciudad a los ladrilleros que aún siguen contaminado; se aplicará de manera enérgica la ley con ayuda de la Policía para sacarlos de la ciudad”, comentó finalmente el director de Desarrollo Urbano y Ecología.

Share post with: