Comparte DIARIO NOTICIAS en tus redes

Dos cadáveres más fueron tirados en el desierto sanluisino a temprana hora del martes, los que suman ya alrededor de una decena de cuerpos que han sido localizados en ese sector de la ciudad.

En esta ocasión, los cuerpos de un hombre y una mujer fueron localizados al sureste de la ciudad, cerca de la avenida prolongación Dalias, a unos 200 metros de la T de la carretera que lleva a la caseta de cuota y la nueva aduana mexicana.

El cuerpo de la mujer de unos 35 años de edad estaba al norte de la avenida Dalias y el del hombre al sur, pasando la avenida y un canalito de riego, distante unos 70 metros uno del otro.

La mujer fue asesinada de 5 balazos al parecer calibre .40 milímetros, de acuerdo a los casquillos encontrados en el sitio, del hombre se dijo que presentó una herida en el cuello, producida con arma blanca.

Fuentes policiacas dieron a conocer que el cuerpo de la mujer fue encontrado cerca de las seis de la mañana en el camino de terracería, estaba boca abajo y con la cabeza orientada hacia el oeste.

Es de estatura baja, 1.57 metros aproximadamente, estaba vestida con blusa de mezclilla color azul y falda negra con flores, y se encontró con la cabeza cubierta con un pedazo de tela en color negro.

Además, tenía parte de la cara cubierta con cinta adhesiva de color gris, así como restos de esta misma cinta en la pierna izquierda y la mano derecha

Horas después, una vez que se tuvo luz de sol y se llevó a cabo un reconocimiento del sector, fue localizado el cadáver del hombre a unos 70 metros al sureste.

Se trata de un joven de unos 18 años de edad, el cual presentaba escoriaciones en los brazos, y una herida cortante en el cuello, vestía pantalón negro y calcetines del mismo color, y no tenía camisa, estaba con la cabeza orientada al suroeste.

Entre las pertenencias de las víctimas no se localizaron identificaciones, por lo que hasta la tarde de ayer permanecían en calidad de desconocidos en una funeraria local.

Apenas la tarde del lunes se encontró el cuerpo de un hombre atado de pies y manos, amordazado y con un trozo de tela en el cuello.

Esto fue al sur de la ciudad, a la altura de la calle 22 y avenida Haití, también está en calidad de desconocido.