Comparte DIARIO NOTICIAS en tus redes

En el marco del Día Mundial del Donante de Sangre, la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Sonora dio a conocer que los donadores voluntarios han disminuido, luego de la llegada de nuevas modas entre la población.

El responsable del Banco de Sangre en Ciudad Obregón, Héctor Pérez Fernández, explicó que la colocación de tatuajes o pearcings han provocado la disminución de este tipo de donadores, ya que algunos dejan de lado esta práctica tan necesaria en la atención de pacientes.

“Recordemos que al hacerse un tatuaje en la piel o realizarse una perforación en alguna parte del cuerpo, la norma nos indica que durante un año esa persona no podrá realizar transfusiones sanguíneas, con el fin de descartar alguna enfermedad, el problema es que algunos ya no vuelven”, puntualizó.

Mensualmente, dijo, se realizan alrededor de mil 200 transfusiones de unidades de plasma, de los cuales sólo dos donadores son voluntarios. En el IMSS Sonora, precisó, se tiene un padrón de 164 donadores voluntarios, mismo que se busca constantemente incrementar.

El especialista indicó que esta actividad debería ser promovida desde la infancia, con el fin de concientizar acerca de la importancia de hacerlo de manera regular, ya que donar sangre es regalar vida, como dice el lema.

“La transfusión de sangre es el tejido que más se trasplanta en todo el mundo, y se cuenta con 120 días para hacerlo, que son los días de vida de los eritrocitos; necesitamos cambiar de la donación forzada o familiar a la donación voluntaria, porque con ello disminuimos el riesgo de contagio de alguna enfermedad”, recomendó.

Pérez Fernández advirtió que cuando se trata de una donación forzada, el donante suele mentir en la entrevista y hay el riesgo de obtener sangre infectada, que pudiera no ser detectada, aun cuando sea sometida a los procesos de calidad del Banco de Sangre.

Share post with: