Comparte DIARIO NOTICIAS en tus redes

Los vecinos del sector sufrieron por las altas temperaturas.


Vecinos del sector de la Chihuahua y callejón Chihuahua, y calle 27, padecieron un apagón de siete horas. De poco sirvieron las llamadas al 071; la falla era grande y su reparación consumiría tiempo.

“Estaba cenando cuando escuché el estruendo como balazo, me asusté y les grité ¡tírense al suelo!  Enseguida se fue la corriente eléctrica; quedamos a oscuras pero tranquilo, porque yo pensé que era una balacera”, dijo uno de los vecinos del sector.

“Hace apenas un mes casi frente a la casa se agarraron a balazos una persona y un policía donde quedó muerto el civil, por eso pensé que era otro enfrentamiento”, dijo el avecindado en el callejón Chihuahua.

La manecillas del reloj marcaban las 20 horas con 54 minutos del lunes, cuando de pronto se oscureció el interior, de aproximadamente 30 viviendas que se encuentran localizadas en las aceras norte y sur de la calle y callejón Chihuahua, de la 26 a la 28.
Los vecinos salieron a la calle y se percataron que solo era una parte reducida donde se había ido el fluido eléctrico, el motivo fue que tronó el transformador que se encuentra en la esquina de la 27 y callejón Chihuahua.

Personal de la CFE cambió el transformador dañado.

Una buena cantidad de vecinos del sector llamaron al 071 y expusieron el problema, la respuesta de la Comisión Federal de Electricidad fue que en el transcurso de 4 horas lo solucionarían, porque estaban saturados de trabajo. Muy conformes los residentes esperaron que transcurrieran los 240 minutos.

Algunos afectados decidieron buscar apoyo en sus familiares y se retiraron, otros dijeron “vamos a esperar, ya van dos horas, como quiera nos aventamos dos horas más”; una familia, por tener en casa al abuelo enfermo, tomaron la decisión de irse a hospedar a un hotel cercano a su casa para que el anciano no sufriera calor.

A la 1.30 de la mañana del martes llegó una felicidad de apenas unos segundos. “Únicamente se encendieron los focos de las casas y de inmediato se apagaron”, comenta Ernesto, quien radica en el área afectada.

Los trabajadores de la CFE llegaron y conectaron las cuchillas pero se botaron inmediatamente, y así se retiraron, sin solucionar el problema.

Eran cerca de las 3 de la mañana cuando Rodolfo Juárez Armenta abordó su vehículo y se dirigió a las oficinas de la CFE en la Calle 9 y Félix Contreras. Desesperado porque no había dormido en toda la noche y tenía que trabajar, pero no quería irse sin saber qué pasaría con la energía eléctrica.

El viaje fue en vano, Juárez Armenta  tocó y gritó, pero nadie le abrió el portón, nadie escuchó sus gritos, y regreso derrotado, eso sí, con un vaso de café en la mano.

Escasos vecinos agazapados en la oscuridad de la noche esperaban impacientemente la llegada del personal de la CFE, eran las 3 de la mañana con 57 minutos cuando arribaron dos unidades de la empresa, en una de ellas llevaban el transformador que sustituiría el que había tronado, rápidamente empezaron a realizar maniobras y, para las 4 con 47 minutos, se hizo la luz de nuevo en ese sector.