Comparte DIARIO NOTICIAS en tus redes

 

Bajo el puente del Río Colorado que divide Baja California y Sonora ya colocaron letreros donde indica que está prohibido bañarse y que el agua que corre por el cauce no es para consumo humano.

La Comisión Internacional de Límites y Aguas anunció que a partir de ayer, Estados Unidos permitió el escurrimiento de aguas residuales agrícolas, no aptas para el consumo ni para nadar en ellas.