La Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas ha decidido no contar con presentador en la 91º ceremonia de los Premios Oscar, que se celebrará el próximo 24 de febrero en el Dolby Theatre de Hollywood.

Tras la polémica renuncia del comediante Kevin Hart, la Academia de Hollywood prescindirá del rol específico de maestro de ceremonias y serán las diferentes estrellas que vayan pasando por el escenario las que asumirán sus que se repartirán sus funciones.

Según informa Variety, tras semanas buscando sin éxito un sustituto para Hart, quien renunció a presentar la gala tras salir a la luz unos tuits y chistes homófobos que hizo hace años, parece que, finalmente, la Academia optará por no contar con un anfitrión para la ceremonia por primera vez en tres décadas.

Además de la labor de las celebridades que se subirán al escenario, la falta de anfitrión se paliará con distintos sketches en una gala en la que la música será otra de las protagonistas, tras el éxito de películas como Ha nacido una estrella o Bohemian Rhapsody, según aseguran a la publicación estadounidense fuentes cercanas a la Academia.