El Condado de Yuma dio a conocer que dado que recibe dinero del gobierno federal para promover programas en el Distrito de Salud y en el Departamento de Vivienda del Condado, si el cierre del gobierno federal se reanuda y continúa hasta marzo, impactará potencial algunos de sus servicios.

Diana Gómez, directora del Distrito de Salud indicó que están en comunicación con sus colegas estatales y federales y piensan eliminar aquellos servicios que no son esenciales.

Los programas que serán afectados son los de nutrición, planificación familiar, vacunación y WIC. El mismo escenario enfrentarán los programas de vivienda de Sección 8 que proporciona asistencia financiera para ayudar a las familias elegibles de bajos ingresos a obtener una vivienda digna, Rentas Bajas de Apartamentos para familias de bajos ingresos y Autosuficiencia Familiar.

Los legisladores tienen hasta el 15 de febrero para llegar a un acuerdo, pues es la fecha en la que termina el financiamiento de la ley de gastos firmada por el presidente Donald Trump el pasado 25 de enero, cuando terminó con el cierre parcial del gobierno federal más largo de la historia.

El cierre que comenzó el 22 de diciembre, afectó a unos 800 mil empleados, entre estos los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza y la Patrulla Fronteriza.

Trump exige 5,7 mil millones de dólares para la construcción de un muro en la frontera con México, plan rechazado por los demócratas.

“El cierre de Trump nunca debió haber ocurrido en primer lugar, y sería una tontería que el presidente Trump vuelva a cerrar el gobierno y vuelva a desestabilizar las vidas de los trabajadores federales y sus familias”, dijo el congresista Raúl Grijalva. “La Nación India, nuestras tierras públicas, y los trabajadores federales y sus familias no deberían pagar el precio por el muro egoísta e inútil de Trump”.