Por Excélsior

La Procuraduría General de Justicia capitalina reveló que el rector de la Parroquia de Cristo Salvador, señalado como el homicida del estudiante diácono, Leonardo Avendaño tuvo un cómplice que lo ayudó a trasladarse después de dejar la camioneta con la víctima en el paraje de inmediaciones de la colonia Héroes de 1910alcaldía de Tlalpan, donde fue encontrado.

En conferencia, en la que no se permitieron preguntas, Rodrigo de la Riva, subprocurador de averiguaciones previas centrales hizo una cronología en la que Leonardo y Francisco Javier, su agresor convivieron por más de cuatro horas antes de asfixiarlo.

De la Riva detalló que el estudiante llegó a la casa de Francisco Javier minutos después de las 23:00 horas y a las 3:16, después de esa hora la camioneta del joven deja el domicilio del sacerdote.

A las 3:48 horas, el vehículo es captado por las cámaras del C-5 llegando al lugar donde fue encontrado muerto y a las 04:01 horas es captado un segundo vehículo llegando al lugar que es abordado por Francisco Javier.

FUE ASFIXIADO

 

En la audiencia de cumplimiento de orden de aprehensión, se detalló que el sacerdote asfixió a su víctima.

El juez determinó como medida cautelar de prisión preventiva oficiosa por lo que fue trasladado al Reclusorio Oriente.

En la audiencia, el imputado, asesorado por un defensor público, solicitó la duplicidad del término constitucional para que le sea definida su situación jurídica, por lo que se fijó continuación de audiencia para el próximo lunes en la que el impartidor de justicia definirá si lo vincula o no a proceso

Share post with: