Norma Torres califica como: asesinato por negligencia, la muerte del menor que se encontraba en custodia de la Patrulla Fronteriza.


Redacción

WASHINGTON, DC

La congresista Norma J. Torres de California, única inmigrante centroamericana que sirve en el Congreso, expresó su indignación el lunes por lo revelado por el informe de la organización de investigación sin fines de lucro, ProPublica, que muestra el abandono de un niño enfermo de 16 años, quien murió bajo custodia de la Patrulla Fronteriza.
Como miembro del Comité de Asignaciones de la Cámara, Torres envió cartas al presidente de Seguridad Nacional, Representante Bennie G. Thompson, así como a la presidenta del Subcomité de Seguridad Nacional de Asignaciones, Representante LucilleRoybal-Allard, instando a las audiencias de supervisión sobre los estándares de atención y muerte de menores en centros de detención de inmigrantes.

El 19 de mayo, una enfermera practicante en el centro de procesamiento de inmigrantes de la Patrulla Fronteriza en McAllen, Texas, diagnosticó a Carlos Gregorio Hernández Vásquez, nacido en Guatemala, con gripe y fiebre de 103 grados. Ella indicó que se le debía revisar nuevamente en dos horas y se le llevara a una sala de emergencias si su condición empeoraba. Esas instrucciones fueron ignoradas, y el niño murió a la mañana siguiente.

“Carlos Gregorio Hernández Vásquez no murió simplemente bajo custodia de los Estados Unidos: fue asesinado por negligencia flagrante”, dijo el representante Torres. “Y como un criminal que lanzaba excusas una vez atrapado, nuestro propio gobierno mintió sobre la atención que le dieron a este niño enfermo y cómo lo encontraron una vez que se fue”.

El video incluido en los informes de ProPublica muestra a Carlos retorciéndose en agonía en un piso de cemento frío a pesar de que Aduanas y la Patrulla Fronteriza (CBP) afirmaron que lo revisaron tres veces y no encontraron nada malo. El video también muestra que las afirmaciones de CBP de que encontraron su cuerpo durante un registro era falso, pues fue el compañero de celda de Carlos quien lo encontró y alertó a los guardias.

“Sé la pobreza y la violencia que Carlos conocía en Guatemala”, dijo Torres. “Al igual que Carlos, vine a los Estados Unidos buscando una vida mejor, pero a diferencia de el, llegué antes de que este presidente llegara al poder criminalizando a los inmigrantes. La diferencia en nuestras trayectorias de vida habla de cuánto este presidente y su retórica viciosa han corroído el tejido moral de esta nación.