Comparte DIARIO NOTICIAS en tus redes

La propuesta por parte del concilio de la ciudad de someter a votación de los ciudadanos la decisión de establecer un impuesto de propiedad en San Luis, Arizona, ha despertado la oposición entre algunos residentes, como es el caso de los comerciantes locales David Lara y Carmen Mérida, quienes registraron el Comité por la Responsabilidad Fiscal de San Luis, para promover el voto en contra del gravamen.

Lara considera que en algunas subdivisiones de esta ciudad ya se paga al condado uno de los prediales más altos, pues incluye los fondos que a través de ese impuesto se colectan para destinarlos a las escuelas.

“Más del 50% de los cargos en el predial son fondos que se destinan a las escuelas. Estamos pagando un predial alto porque estamos educando a los niños que vienen de México”, dijo. “A mí no me molesta pagar más impuestos para educar a los jóvenes que viven en San Luis, pero no quiero pagar más por los que viven en México. Si no fuera por ese abuso pudiéramos pagar  un impuesto predial a la ciudad sin problemas”.

Indicó que le preocupa lo que pasará con las personas jubiladas que reciben un ingreso fijo al mes ya que pagan más de mil 500 dólares anuales de impuesto de propiedad colectado por el condado, al que se sumaría el de la ciudad.

Señaló que contrario a lo que mucha gente piensa, el dinero generado por el impuesto no se va a ir a los salarios de policías y bomberos. ” Este es básicamente un impuesto ocasionado por los malos manejos de las finanzas de la ciudad”.

Recordó que el alcalde Gerardo Sánchez durante su pasada campaña de reelección  habló de que las finanzas de la ciudad estaban muy sólidas y de  los proyectos del parque y la subestación, pero nunca dijo que se pagarían imponiendo un impuesto predial a los residentes.

Por su parte el alcalde expuso que en seis meses  las circunstancias han cambiado. “Cuando estaba en campaña no había epidemia de fentanilo, ni residentes solicitando más policías para las escuelas. Tampoco se había presentado la crisis de inmigrantes que ha impactado a la ciudad debido a las largas filas para cruzar la frontera, resultando en una reducción de ingresos por concepto de impuesto sobre la venta.

“La gente no está comprando, ya no cruza la frontera y  el 70% de nuestros ingresos por concepto de impuesto sobre la venta dependen de la gente que viene de México”, expuso.

Explicó que si el impuesto no es aprobado por los electores, los proyectos de una subestación de seguridad pública al este de la ciudad, un complejo deportivo y la construcción de otra vialidad se  harán pero tomarán más tiempo en concretarse y es muy probable que se tengan que hacer recortes en los servicios que brinda la ciudad.

En lo que respecta a las personas de la tercera edad, indicó que el condado tiene un programa para ayudarles y se verá la posibilidad de implementarlo en la ciudad.

La decisión final  estará manos de los electores el 21 de mayo. El impuesto de propiedad propuesto es  de 1.60 dólares por cada 100 dólares del 10% del valor de la propiedad en el año fiscal 2019-2020. De tal manera que una casa de 100 mil dólares pagaría 160 dólares anuales.

Share post with: