En prevención de que se dé un caso real, una compañía de seguridad y protección contratada por el Gobierno del Estado, llevó a cabo la mañana del martes un simulacro de bomba en el edificio del Poder Judicial, localizado en la avenida Zaragoza y la calle 35.

Uno de los objetivos principales es la evaluación y a la vez el mejorar la capacidad de respuesta, tanto de la población como de las autoridades, ante una posible emergencia de esa índole.

En cuestión de segundos, los 80 trabajadores y los 16 usuarios ya estaban en el área de estacionamiento, tras escuchar dos distintas alarmas y las voces para desalojar el edificio de dos plantas.Más información en nuestra edición impresa.