Por: Excelsior

Cinco años de mariguana recreativa legal en Colorado han dado alas a un grupo de residentes de la capital, Denver, para soñar con una ciudad donde cultivar y consumir hongos alucinógenos no sea un delito.

Los promotores de la Iniciativa Psilocibina Denver han consumado con notable éxito un primer paso hacia ese edén, como es superar con creces el número de firmas necesarias para poder someter la cuestión a consulta popular en las elecciones locales de mayo próximo.

Esta semana, representantes de la iniciativa presentaron ante la División Electoral de Denver más de 8 mil firmas de respaldo (solo se requieren 4 mil 726 válidas) para preguntar al votante si está de acuerdo con despenalizar el consumo y posesión de hongos alucinógenos, clasificados por el Gobierno federal como una ‘droga ilegal’.

El promotor, que describe los hongos alucinógenos como “medicina de fuente abierta” y “transformativa”, confía en que tras la mariguana habrá luego una “reintegración responsable” de las setas “a nuestra cultura” a través de dispensarios o paneles de expertos.

Pero para que sea aceptado “el nuevo paradigma sobre los hongos”, además de nuevas investigaciones científicas será necesaria, dijo, una campaña de educación pública, similar a la que Colorado implementó con respecto a la mariguana recreativa.