Grupos de religiosos y ciudadanos, incluidos dos diputados regiomontanos, uno de Morena y otro del PAN, llevan a cabo la “Octava Marcha por la Vida”, del Monumento a la Madre, al Congreso de la Ciudad de México.

Es organizada por la asociación religiosa “Pasos por la vida”, aunque también participa Provida, Red Familia y la Unión Nacional de Padres de Familia.

La mayoría viste colores blancos y azules y llevan pancartas contra el aborto y en contra de una iniciativa del presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, que busca reconocer los derechos de las mujeres.

Juan Carlos Leal, un legislador que había sido expulsado de Morena por sus comentarios homófobos, pero que aseguró que aún sigue en ese partido, es uno de los invitados.

“Venimos para proteger la familia y porque queremos proteger los derechos del no nacido, estamos a favor de la vida. El riesgo se está viviendo aquí en la Ciudad de México con más de 200 mil muertes de personas en más de 10 años ese es un riesgo”, afirmó en entrevista.

Aficionado al fútbol, se definió como “Cristiano y conservador” y defendió su pertenencia a Morena, lo que dijo muestra la diversidad actual del partido.

“Yo soy rayado, pero no siempre concuerdo con el técnico”, dijo.

La diputada del PAN, Claudia Gabriela Caballero, también del congreso de Nuevo León, dijo que la marcha pretende ser “la voz de los que no tuvieron la oportunidad de nacer”.

“Estamos dejando el aborto como método anticonceptivo y no tiene que ser así, Queremos que Andrés Manuel no vea como principal el tema del aborto”, dijo.

También Fernando Rodríguez Doval, secretario de Estudios y Análisis Estratégico del Partido Acción Nacional y Cecilia Romero, ex diputada, y presidenta de la Comisión Nacional de elecciones de Acción Nacional, se incorporaron a la marcha.

Share post with: