Comparte DIARIO NOTICIAS en tus redes

Mientras que el Departamento de Bomberos de San Luis atendió en el mes de enero 10 casos de sobredosis por fentanilo en menores de edad, dos de estos en la misma escuela y un chico murió en su casa, las cifras en Yuma son diferentes.

De acuerdo a Mike Erfert, vocero del Departamento de Bomberos de Yuma, el número de casos atendidos por sospecha de sobredosis en menores de 18 años en esta ciudad, sin especificar la sustancia ingerida, fue de cuatro, en el periodo de diciembre de 2018 a enero de 2019. Dos de estos casos fueron atendidos en dos diferentes escuelas preparatorias.

El fentanilo es un opioide sintético, derivado del opio, 50 veces más potente que la morfina. Su uso medicinal es para controlar dolor agudo y crónico y en anestesia operatoria. Pero, ¿que hace al fentanilo tan peligroso? El médico anestesiólogo de San Luis Río Colorado, Abel Payán Velarde, con más de 35 años de experiencia laboral en hospitales privados y en el hospital del Issste, además fundador y socio del Departamento de Anestesiología en el Hospital Migoo, respondió a esta pregunta.

“El fentanilo viene en presentaciones de parches, spray, comprimidos e inyectables. Su peligrosidad radica en su inicio de acción muy rápido y a que es sumamente adictivo. Los jóvenes creen que una sola pastilla no les hará daño, pero lamentablemente esas pastillas que llegan a las manos de nuestros estudiantes, son elaboradas en laboratorios clandestinos, donde la dosis no es exacta ya que no está controlada, como en el caso de las pastillas usadas con fines médicos y elaboradas por laboratorios responsables que si están dosificadas adecuadamente para la seguridad en su uso”, indicó.

La droga conocida en las calles como apache, china girl, china White, dance fever, friend, goodfellas y M 30 produce euforia, somnolencia, nauseas, confusión, sedación, inconciencia, paro respiratorio y muerte, dado que actúa directamente en el sistema nervioso central, en los receptores que controlan el centro respiratorio, expuso.

“La sobredosis ocurre por su gran potencia y rápida acción, que impide que el sujeto que la injirió o se la aplicó, alcance a recibir atención médica. Otro factor es que muchas personas están tomando medicamentos con codeína o morfina para ciertos trastornos como ansiedad o síndrome irritabilidad, que al juntarse con el fentanilo, potencializan su efecto y causan más daño”, dijo.

Indicó que lamentablemente una sola pastilla puede ocasionar sobredosis y con más razón aquellas de origen clandestino con dosificación desconocida. “Desgraciadamente actualmente su mal uso y abuso está causando muchos problemas de salud. Además es más barato que la heroína”.

Explicó que una vez presentado los efectos de la sobredosis lo temido es que el paciente haga un paro respiratorio, el cual si no se atiende en minutos puede ocasionar la muerte o daño cerebral por falta de oxígeno. “Si salen bien librados de una sobredosis y son atendidos de inmediato, no hay secuela”.

Se calcula que un kilo de fentanilo cuesta alrededor de cinco mil dólares y es suficiente para fabricar  medio millón de pastillas, manifestó.

De acuerdo al vocero del Distrito de Preparatorias Yuma Union, Eric Patten, las enfermeras escolares cuentan con cinco dosis en spray de Narcan (Naloxona) que consiguieron gracias a una beca, el cual sirve para revertir los efectos de la sobredosis por opioides.

“La Naloxona es un medicamento que revierte o contrarresta total o parcialmente el efecto del fentanilo, ya que actúa a nivel de receptores del sistema nervioso central. Se presenta como ampolleta de 0.4 microgramos y se debe administrar lo más pronto posible, de preferencia por vía intravenosa, aunque también puede administrarse en forma intramuscular, subcutánea y trans traqueal, cada dos o tres minutos hasta ver el efecto deseado. Obviamente que lo ideal es prevenir, pero una ampolleta de naloxona puede salvar vidas”, apuntó Payán.

Share post with: