domingo, 18 noviembre, 2018
Banner Top

De no existir el programa de atención a suicidas potenciales que maneja la Dirección de Salud Pública en las colonias, el número de persona que se quitan la vida será exponencialmente alto, muy superior a los doce casos que se tienen en el 2018.

El psicólogo Javier Estrada declaró que muchas veces, el suicida oculta muy bien sus intenciones, y se vuelve más complicado poder determinar si alguien tiene ese tipo de tendencias.

“De hecho, el perfil de los suicidas sanluisinos no cuentan con un patrón, es decir, que si en determinado mes se presentan más casos, es muy variable, muchas veces dicen que por el calor, pero vemos que en todos los meses tenemos casos”.

Agregó que se tiene que actualizar el perfil de los suicidas, ya que el más reciente se hizo en el 2015, que es de hombre adicto, de 35 a 45 años.

Expresó que la edad promedio es de 34 años de edad,  pero en los últimos años ha ido a la baja, por los casos de menores de edad que se han ido por la puerta falsa.

Estrada comentó que ya son doce casos en lo que va del año, los dos más recientes son de un joven que 15 años y otro de un hombre de 28; en el primero curiosamente las drogas no estuvieron involucradas, pero el 80 por ciento de las víctimas tienen como común denominador las sustancias de tipo nocivo.

Además, solamente en el 2018 se ha dado el caso de un menor suicida, mientras que el año pasado fueron dos.

En esos casos, el duelo del suicidio es muy distinto, con la familia comienzan los reproches, los “te dije”, etcétera.

“Por razón de ello, no se deja procesar ni avanzar el proceso de duelo natural, hay mucha culpa; a diferencia de un accidente  o una muerte natural”, finalizó el funcionario.

 

¡Síguenos!

YOUTUBE

Edición Impresa