En medio de la confrontación interna, el PRI perfila ajustes mínimos a sus estatutos y la permanencia de los «candados» que exigen una militancia de 10 años para quien aspire a la candidatura presidencial para 2018.

Fuentes de la dirigencia nacional tricolor adelantaron que el documento, aprobado ayer por la Comisión Nacional de Dictamen, mantiene los requisitos vigentes y, en principio, no abre a los simpatizantes la posibilidad de aspirar a la postulación rumbo a Los Pinos.

Share post with: