Comparte DIARIO NOTICIAS en tus redes

Un mensaje a la nación será dado, este martes por la noche, por el presidente Donald Trump sobre lo que él ha llamado “la crisis humanitaria y amenaza a la seguridad en la frontera sur”.

Trump tiene planeado viajar el jueves, a la frontera con México para reunirse con autoridades de ese lugar.

En los pasados días, el presidente de los Estados Unidos ha considerado declarar una emergencia nacional a través de una orden ejecutiva para hacerse de los fondos que necesita para construir el muro.

La abogada de inmigración de Phoenix, Marysol Angulo, quien colabora con el Consulado de México en Yuma, dijo que no le sorprende el anuncio de “una crisis” en la frontera sur y el viaje por parte del presidente.

“La visita se está armando en el marco de un gobierno parcialmente cerrado porque el señor desea su muro y no le quieren dar los fondos para financiarlo. Si el congreso no le da lo que él quiere, su única opción es realizar una acción ejecutiva y cualquier anuncio que haga, al igual que sus otras órdenes ejecutivas, será retado por una corte federal”.

Expuso que hay leyes de por medio y el gobierno no puede pasar sobre los derechos de la Constitución de Estados Unidos.

Por su parte el congresista Raúl Grijalva señaló que la única crisis en la frontera sur es la creada por las desastrosas políticas de inmigración del presidente Trump.

“Al frenar las solicitudes de asilo y descuidar nuestros puertos de entrada, Trump ha creado un entorno de caos completo en la frontera, todo para defender su desastroso muro fronterizo”, dijo.

“Declarar emergencias nacionales, construir un muro y militarizar a las comunidades fronterizas no es la manera en que aseguramos nuestra frontera. Es hora de que la Casa Blanca y los Republicanos del Congreso trabajen con los demócratas en soluciones reales que continúen asegurando la frontera sin un muro costoso e innecesario”.

Marysol Angulo indicó que la solución a la crisis humanitaria no es agregar muros sino poner los fondos para que más jueces y oficiales de asilo sean destinados a la frontera para agilizar el trámite de las miles de personas que esperan una entrevista de miedo con un juez de inmigración o un oficial de inmigración especializado en asilo.

“En la garita de Tijuana Aduanas y Protección Fronteriza recibe a 10 solicitantes de asilo diariamente y en ocasiones solo a dos. Esto provoca que las personas entren de manera ilegal al país, por lo que son enviadas a centros de detención a esperar la fecha de su entrevista de miedo, en lugar de dejarles esperar junto a sus familiares dentro del país. La crisis que existe no es para muro, es que no dejan a las personas seguir el proceso de asilo”.

Dijo que el mejor ejemplo de la real crisis en la frontera son los abusos humanitarios en los centros que llaman “hieleras” por una razón.

“Los migrantes a veces cruzan por el rio y llegan mojados y la temperatura baja en los centros les provoca problemas respiratorios y no les dan acceso a servicio médico. Esas son las crisis, las violaciones humanitarias, los abusos emocionales, ya que les gritan palabras obscenas y los tratan como si no fueran personas. Lo sé porque fui voluntaria durante una semana hace tres años en Texas cuando abrieron los centros de detención”, expresó.