Miles de millones de pesos está costando a la economía del país la forma en que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador está enfrentando el problema de robo de gasolina, además de poner en serios problemas la actividad económica de toda esa región, expresó Joel Torres Gutiérrez, presidente de la Cámara Nacional de comercio en San Luis Río Colorado.

El dirigente señaló que las autoridades cambiaron el procedimiento de distribución del combustible a través de los ductos de Pemex para evitar que fuera robado y regresaron al viejo procedimiento de repartirlo por pipas, lo que ha provocado el desabasto de gasolina en nueve estados del centro y occidente del país.

El gobierno federal ha insistido que están resolviendo el problema, pero, en realidad, este crece cada día, a tal grado, que la Ciudad de México sufre también del desabasto del combustible.

“Nosotros, a través de la Concanaco estamos monitoreando las comunidades en que se tiene mayor desabasto y se está en pláticas constantes con el Gobierno de la República, para, de alguna manera, buscar esas soluciones”, dijo.

“Como empresarios, no se puede permitir, o no es factible que detenga el abasto del combustible; antes de tomar una decisión tienen que asegurar el abasto del combustible, no pueden detener la economía nacional, la economía de nueve estados”, agregó.

Torres Gutiérrez destacó que las empresas de las entidades afectadas generan una gran cantidad de empleos, que se verían afectados al faltar el combustible para desarrollar la actividad económica de manera regular.

El gobierno federal ha señalado que el problema de desabasto se resolverá “lo más pronto posible”, si dar una fecha específica. “Yo creo que es importante que el Gobierno de la República dé pronta solución a esto”, remató el dirigente de los comerciantes en esta ciudad.