Comparte DIARIO NOTICIAS en tus redes

En serios aprietos podrían estar los pescadores del Alto Golfo de California cuando se lleve a cabo este martes la reunión de alto nivel entre la delegación del gobierno mexicano con una comisión de la llamada Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, conocida como Cites.

La delegación mexicana llegará descabezada tras la renuncia de la señora Josefa Blanco a la Semarnat, el pasado fin de semana, después de su autoritario desplante de ordenar regresar un avión que ya había tomado pista.

Carlos tirado, líder de las cooperativas pesqueras del Alto Golfo de California manifestó que estarán al pendiente de lo que resulte de la reunión de este martes, en La Paz; “es una reunión de alto nivel, con funcionarios del gobierno federal, con esa comisión en el que uno de los temas a tratar, podría ser muy directamente el tema del Alto Golfo, el tema vaquita y el tema totoaba”, expresó.

Los funcionarios mexicanos deberán mostrar, este martes, a la comisión internacional que está trabajando lo necesario para garantizar la supervivencia de la vaquita marina. De no convencer a los representantes del Cites, se podría comenzar a hablar de la posibilidad de un embargo pesquero al Océano Pacífico, o incluso a todo el país.

Carlos Tirado consideró que, a consecuencia, de la reunión de trabajo de este día, el gobierno de México tendría los elementos suficientes para dar a conocer las medidas que tomará en los siguientes meses en el Alto Golfo de California.

El líder de las cooperativas pesqueras señaló que a principios del pasado mes de marzo, el gobierno mexicano presentó su plan de acción en el Alto Golfo, que no gustó al gobierno de los Estados Unidos.

“Esperamos que esa exposición que el gobierno de México haga este martes en La paz sea muy diferente a lo que ya Estados Unidos y nosotros, el sector pesquero de la región, rechazamos esa iniciativa”, expresó Tirado

El dirigente señaló que de la reunión de este martes se podría determinar el futuro del Alto Golfo de California, del Pacífico Mexicano y hasta de todo México, con la posibilidad, incluso del llamado “embargo pesquero”.