Yo nunca había escuchado a un gobernante presumir que su gobierno está basado en acciones de BUENAS INTENCIONES, el actual alcalde morenista de SAN LUIS así lo ha expresado en varias ocasiones, lo que en otro escenario sería considerado como una debilidad política, creo que más bien la expresión es de humildad, reconociendo que como ser humano puede equivocarse.

Lo mejor que puede hacer un gobernante son cosas distintas para obtener resultados distintos, esto no significa que los resultados siempre serán BUENOS, pero sí diferentes y de buenas intenciones.

Santos González está haciendo las cosas distintas. Con la instalación de agua entubada a un sector de la colonia Topahue, no solo cumple con un principio de dignidad humana, sino que apaga el fuego de una crisis por el conflicto. Establecer consideraciones en los pagos de agua y ordenar CERO recortes del vital líquido, facilitar a empresarios gestiones burocráticas sin fines de lucro ni esperar RAJA política, proveer la coordinación entre los tres niveles de gobierno para combatir la delincuencia; son factores que le suman a sus intenciones de RECONCILIAR a la sociedad con el gobierno.

Y como a toda acción responde una reacción, en el gobierno de SANTOS no todo es bueno, ni todo es malo. Una ecuación lógica y de sentido común: si frenas los cortes de agua y otorgas descuentos en el recibo de agua, dejas de recibir recursos para obras. Si facilitas la gestión empresarial sin cargarle la mano al comerciante, las finanzas resienten el cambio, si llevas agua a una colonia fuera de la mancha urbana, provocas el desorden de urbanización. Por eso ni todo es bueno, ni todo es malo, la diferencia está en hacer lo correcto, lo justo y lo moral.

Es como la LIBERTAD DE EXPRESION, cuando un medio de comunicación se basa en la verdad y la objetividad de la información que se publica, habrá a quien no le guste, siempre se pisarán callos, porque decir la verdad no significa complacer caprichos ni vanidades, de hecho es una forma de reconocer la vulnerabilidad de los gobernantes, que no todo lo que le dicen al oído puede ayudarle a hacer un buen gobierno, y los medios serios podemos hacer esa diferencia, entre lo que el gobernante quiere escuchar y lo que realmente debe escuchar…por eso, NI TODO ES BUENO, NI TODO ES MALO.

A 4 meses de iniciada su gestión, el saldo del alcalde de San Luis es POSITIVO, y lo primero que habría que reconocer es que está rompiendo con un protocolo – absurdo- que mantuvo al gobierno y a la sociedad en una distancia ciega. Abrir las puertas del palacio municipal no es un acto simbólico, es congruencia con las razones por las que SANTOS está en la presidencia, gracias al pueblo.

El alcalde no puede darse el lujo de retroceder, en sus intenciones de lograr una comunidad unida, sin descuidar la firmeza y el cumplimiento de las reglas.