Aparte de la “inanición” de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), la investigación del homicidio de Francisco Vázquez Bustamante ha tenido otro obstáculo que ha favorecido la impunidad que reina en torno a ella: El desinterés y la negligencia de algunos actores que pudieran abonar al esclarecimiento del caso, entre otros, el ex alcalde y amigo personal Leonardo Guillén Medina.

Fuentes oficiales revelaron a NOTICIAS que el ahora presidente del Comité Directivo Estatal del Partido Acción Nacional (PAN) ha sido citado a declarar en dos ocasiones y en ninguna de ellas se ha presentado.

El 14 de septiembre de 2015, el entonces director de Seguridad Pública Municipal fue víctima de un atentado en el crucero de la avenida Chiapas y la calle 22 justo en el momento en que se orilló para atender una llamada telefónica a bordo de un pick up propiedad del Ayuntamiento.

Un hombre armado le disparó al menos una ráfaga de balas de grueso calibre desde el interior de un vehículo.

La ficha criminalística de Servicios Periciales refiere que el funcionario público recibió seis impactos de bala en diferentes partes del cuerpo, incluyendo la cabeza.

Aunque desde ese momento libró un férrea batalla contra la muerte, primero en el Centro Médico del Noroeste y luego en un hospital de Phoenix, no hubo poder humano que le hiciera volver en sí.

A un año del atentado, la indagatoria no ha arrojado un solo dato que lleve a la captura del o los presuntos responsables, pero además el trabajo del Fiscal Investigador se ha visto obstaculizado por personas que en su momento recibieron la lealtad y amistad de la víctima.

 

LEALTAD

A principio de 2015, cuando el entonces regidor Víctor Acosta Cid promovió la destitución de Vázquez Bustamante y el supervisor de la Policía Municipal, Rafael Vázquez Hernández, el alcalde Leonardo Guillén Medina presumió el vínculo que le ataba con el director de Seguridad Pública.

En un evento en la Plaza Juárez ante policías municipales advirtió que si se iba el Comandante, se iría él, en respuesta al edil de su mismo Partido político.

Hoy, sin embargo, la lealtad expresada en aquella ocasión, dista mucho que desear.

Fuentes al interior de la PGJE revelaron que el ex Presidente Municipal ha sido requerido dos veces por la Agencia del Ministerio Público del Fuero Común, pero en ambos casos ha desatendido la diligencia judicial.

La Fiscalía cree que por la posición política que guardaba en aquel entonces y el nexo de amistad que le unía a la víctima y su familia, puede aportar información que ayude a esclarecer el crimen.

“… Ahora, muy probablemente se tenga que liberar una orden de presentación en su contra”, ventiló una fuente consultada por NOTICIAS.

 

INDAGATORIA

Del 14 de septiembre de 2015 a la fecha, la Fiscalía estatal ha tomado la declaración de alrededor de 30 personas en torno al expediente Vázquez Bustamante, entre ellas, su “segundo de abordo”, quien posteriormente se quedó como Encargado de Despacho, Vázquez Hernández.

Además, tuvo para su análisis pericial los fragmentos de ojiva que se extrajeron del cuerpo del Comandante y un ametralladora PS90, calibre 5.7 milímetros, de las llamadas “Mata-Policías”, que en su momento se presumió pudo haber sido la que se utilizó el día del atentado.

Sin embargo, a un año de distancia, el trabajo de la Fiscalía no ha arrojado ningún resultado.

Pero lo más cuestionable en relación al papel de la PGJE, es que jamás se interesó por atraer los casos de dos hombres detenidos en Mexicali y el Valle de Guadalupe, Baja California por diversos delitos y a los cuales la Policía Ministerial de aquel estado vinculó en boletines de prensa con el homicidio del Director de Seguridad Pública de San Luis Río Colorado: José Israel Aguilar Medina y Diego Armando “N”.

El portavoz de la Procuraduría sonorense aseguró que su homóloga de la vecina entidad nunca les dio conocimiento de manera oficial de la presunción, pero reconoció que ésta tampoco manifestó interés por indagar la supuesta participación.

 

Share post with: