Un hombre de 60 años de edad falleció ayer en una celda de la Comandancia de Policía, luego que aparentemente sufrió un infarto al miocardio que culminó con su vida.

Ramón Contreras González ingresó al Separo el martes a las 11:05 horas por una falta administrativa y 24 horas después, le sorprendió la muerte en la celda en la que había sido recluido mientras el Ministerio Público determinaba su situación judicial.

Más información en nuestra edición impresa.