Minutos después del ocaso en la capital de Chile, Mon Laferte salió al escenario del Movistar Arena para seducir a sus “lafertiers” de todas las edades.

Fue su primer show masivo, con boletos pagados, en esta ciudad.

La estrella inundó de drama, amor y pasión todo el lugar con el cierre del Amárrame Tour 2018. Para ella, fue único.

“¡Ay, Dios! ¡Está lleno!, se llenó”, exclamó al ver a 18 mil personas que abarrotaron un inmueble donde han tocado Ariana Grande o Jamiroquai.

“Muchas gracias, es mágico, es como el momento más bonito de la película, con lo que uno se queda en el corazón”.

La cantante de 34 años de edad repasó los éxitos de su reciente álbum, La Trenza, y de sus discos anteriores, como Desechable, Tornasol y Mon Laferte Vol. 1.

Junto a siete músicos vestidos de verde, tal como ella, generó un coro y baile masivo con un programa de 25 canciones, interpretadas en poco más de dos horas.

“Siempre hay alguien, una abuela, una madre, una tía, un hermano, un padre, un hijo que siempre cree en nosotros”, expresó cuando cantó “La Trenza”, dedicada a su difunta abuela.

Los aplausos llovieron y los abanicos ondearon.

Entre la concurrencia, hombres y mujeres, aunque más damas y niñas, se pusieron flores y diademas como empatía con la viñamarina.

Bastantes inflaron globos blancos que agitaron en temas como “El Cristal” y “Cielito de Abril”.

Una gran pancarta, entre las butacas, con la leyenda “Hazme el Amor Completo” destacó entre los mensajes de sus “lafertiers”.

Muchos de ellos que llegaron desde un día antes a hacer fila para entrar al inmueble.