A pesar de la escasa respuesta de la ciudadanía, Marisela Barbosa no piensa levantar la huelga de hambre que sostiene desde hace 16 días, ni aunque su salud se vea en peligro. Madre de familia, asalariada, demanda la reducción de las tarifas eléctricas a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y la eliminación del Derecho de Alumbrado Público (DAP) al Gobierno municipal.

Lea la nota completa en nuestra edición impresa del día 03 de Abril.