Jesús Ignacio Gil Ríos, el otro ‘hotdoguero’ privado de su libertad el 18 de noviembre pasado, regresó con los suyos sano y salvo el martes por la noche.

Fuentes al interior de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) confirmaron que la víctima de 63 años de edad fue liberada en algún punto de Mexicali.

Extraoficialmente trascendió que los plagiarios llegaron a un arreglo con la familia, pero esta información no pudo ser confirmada por la autoridad que daba seguimiento a la indagatoria.

Gil Ríos es dueño de un puesto de “perros calientes” localizado en la avenida 20 de Noviembre B y la calle 22.

La madrugada del viernes 18 de noviembre fue “levantado” junto con un familiar, de nombre Flamir Viramontes Gil, de 43 años, mientras laboraban en el negocio de comida.

De acuerdo con el relato de testigos, hombres armados los obligaron a abordar una vagoneta Ford, Expedition, color blanco, con los vidrios “ahumados”, y se retiraron a toda velocidad del crucero.

Horas después, el menor de los secuestrados apareció sano y salvo en Mexicali.

También de forma extraoficial se dio a conocer que el móvil de los hechos se desprendió de una deuda que Jesús Ignacio tenía con sus captores.

Desde el día de los hechos, la Policía Estatal Investigadora (PEI) mantenía una línea de trabajo en coordinación con la Policía Ministerial de Baja California.

 

Share post with: