Tras una sonada y polémica prohibición del derecho de las mujeres a abortar en el estado de Georgia (EE.UU.), ha llegado un segundo mazazo con la anulación de las mismas leyes en el estado de Alabama, algo que ha terminado de hacer estallar a miles de ciudadanos norteamericanos ‘pro-decisión’, entre ellos muchos rostros conocidos de Hollywood.

Como en casi todos los casos en los que se llevan a cabo medidas de este calibre, las famosas han decidido usar su posición para alzar la voz, protestar, concienciar y exigir una revocación de estas nuevas leyes.

Demi Lovato, Gigi Hadid, Lady Gaga, Courntey Cox, Cara Delevigne o Emily Ratajkowski han sido algunas de las que han arremetido en contra de las nuevas leyes sobre el aborto

Uno de los testimonios compartidos más desgarradores ha sido el de la también actriz Ashley Judd que, como ya había contado durante el movimiento #MeToo, sufrió una agresión sexual cuando tenía 30 años y decidió abortar, puesto que además “el violador habría tenido derechos sobre el hijo”. A día de hoy, con las leyes vigentes en Alabama y Georgia, Judd no habría podido poner fin a su embarazo a pesar de ser víctima de un delito sexual.

Share post with: