A través de Operación Desviación, agentes de la Patrulla Fronteriza mostraron a los menores de 6 a 13 años, las consecuencias de involucrarse con el narcotráfico. Los  niños asisten de lunes a jueves  al programa de verano organizado por el Centro Juvenil, donde además de activarse físicamente y  aprender las bases de los deportes más populares, fortalecen su carácter y liderazgo.