Comparte DIARIO NOTICIAS en tus redes

Por:  Germán Orozco M.

Con la ausencia de la señora Margarita Zavala como candidata “independiente”, los mexicanos podrán elegir entre dos contendientes, puede conjeturarse.

Tres candidatos están apuntalados cada uno por tres partidos. Tres partidos fuertes mantienen en alianza a dos partiditos familiares, acomodaticios, espureos, casi sin representación entre la gente.

Se habla de un candidato “puntero”en las encuestas. De un segundo y un tercer lugar. Esos lugares son resultado de encuestas que no pasan de 10 o 100 mil personas a las que se les llamó por teléfono, se les visitó o se les preguntó su preferencia electoral.

Y no es que no tengan valor las encuestas. Sólo que depende de la intención y la institución que realiza la encuesta. Una cosa son las encuestas de una casa editorial como el Semanario Zeta, casi siempre atinadas por su imparcialidad, metodología y objetividad. A encuestas que se pagan a modo para el que desea que le favorezcan.

Ha habido grandes encuestadores como la fallecida María de las Heras, que pronosticó el triunfo de Vicente Fox en las elecciones del año 2000. Después repitió la hazaña con Felipe Calderón. Pero actualmente las encuestas son manipuladas y manoeadas por los políticos y por los miembros de los partidos que las difunden por las redes y en los medios. Casi como idolatría: “El candidato puntero”.

Son encuestas y nada más que encuestas. Hoy mismo hay muchos millones de personas indecisas para elegir; con la renuncia de Margarita Zavala, habrá más millones de indecisos. Prácticamente el “Bronco” mejor que regrese a comer cabrito a la Sultana del Norte. Porque la elección 2018 será entre tres y nueve partidos.

La elección México 2018 es un cambalache: todo es igual, nada es mejor, lo mismo un burro que un gran profesor; mezclado con Stravinsky va don Bosco y LaMignon, don Chicho y Napoleón, Carmela y san Martin.

En una época en la que es casi inútil hablar de izquierda o derecha, en la que los pobres diría Serrat: no se han enterado que Carlos Marx está muerto y enterrado. Vivimos revolcados en un merenge y en un mismo lodo todos manoseados.

Se imagina usted de Senador por Morena a Manuel Bartlett, el artífice del fraude electoral de 1988 cuando le arrebataron la Presidencia al hijo de don Lázaro Cárdenas. O a Porfirio Muñoz Ledo, el expresidente del PRI que maquinó la infamia contra Carlos Armando Biebrich Torres (1974 en Sonora) imponiendo como candidato en Baja California al General Hermenegildo Cuenca Díaz, ex Secretario de la Defensa Nacional, quien con el pseudo general Francisco Arrellano Noblesia provocaron la matanza de Río Muerto en el Valle del Yaqui para enemistar al Presidente Echeverría contra Biebrich (Jesús Blancorneras, Crónica de una Infamia, Edamex 1976).

Más de la mitad de los mexicanos no quieren o no van a votar este 2018 como en tantos otros procesos electorales anteriores; por eso precisamente, por falta de memoria histórica. Por ignorantes no van a ir a votar. Gente acomodaticia que sólo quiere beneficios, resultados, servicios públicos, creen que lo merecen todo.

La gran encuesta será este 1 de julio de 2018, es domingo, y habrá incursión Rusa, por aquello del mundial.

Ese domingo 1 de julio saldremos a votar, aunque la temperatura estará seguramente de 40 a 45 centígrados, unos 115 farenheit. Sin tortas, sin paga, sin más que motivación que la de elegir alcaldes, diputados, senadores, gobernadores y al próximo Presidente de México. Un ser imperfecto como cualquier persona, pero que no se crea ya el elegido porque le han dicho que es el “puntero”.

No hay mejor encuesta que la del domingo 1 de julio, y usted como yo tenemos la oportunidad, la libertad, el silencio, la oportunidad de elegir.

Absolutamente nadie puede obligarle a elegir a nadie, ni por miedo. Sólo por convicción, por el juicio que usted se forme de lo que lee, lo que ve; no de lo que le digan o quieran imponer en las redes o en la “golosina visual” de los spots televisivos.

Indudablemente que habrá que encomendarse a Dios para hacer una buena selección en este Cambalache electoral 2018.