El sujeto que privó de la vida a la pequeña Itzel Nohemí, de apenas siete años de edad, el pasado jueves 23 de mayo, estuvo al acecho de la menor desde días antes.

Aarón Guadalupe «N» de 29 años de edad y vecino de la pequeña víctima, declaró que desde días antes anduvo en el canal cercano a su casa viendo a las niñas que se metían al agua.

En sus primeras impresiones para con las autoridades, dijo que la estuvo cazando hasta que vio la oportunidad de estar a solas con la niña.

Citó que fue la tarde de ese jueves 23 de mayo cuando sujetó a la menor, se la llevó a terreno desértico, abusó de ella y luego la asfixió para, finalmente, enterrarla.

Con un total cinismo, el asesino se unió a la búsqueda de la menor el día viernes 24; ahí fue captado en una fotografía vistiendo zapatos de trabajo, pantalón Levis azul, camiseta azul marino y gorra negra.

De manera despreocupada estaba escuchando las indicaciones del comandante de la Policía Ramón Armando León Félix, luego se fueron a una caminata por el sector.

Fue hasta este jueves 30 de mayo por la mañana cuando, luego de declaraciones de varias niñas, el desalmado sujeto fue ligado al caso, presionado por la policía estatal, y terminó por confesar su horrendo crímen.

Luego, llevó a los policías al sitio donde la atacó, la mató estrangulándola y luego la enterró.

Este viernes, durante una rueda de prensa, la Fiscal General del Estado, Claudia Indira Contreras, confirmó que la autopsia practicada al cadáver de la niña, reveló que fue abusada y asesinada ese mismo jueves 23 de mayo, además de que tenía arena en las vías respiratorias.

En en mismo evento llevado a cabo en la ciudad de Hermosillo, comentó que el presunto homicida de la menor reside en el mismo sector, que tiene 29 años de edad, y antecedentes penales por delitos de robo.

Share post with: