A siete semanas de que inició el programa “Actuando y Previniendo”, cada vez son menos los vehículos que los propietarios dejan abiertos de manera deliberada, aseveró el director de Seguridad Pública Municipal.

Julio César Valenzuela Murrieta refirió que al inicio se llegaron a instalar entre 30 y 40 bastones semanales, mientras que en la actualidad la incidencia ha bajado a entre 16 y 19 bastones.

Recordó que a través del programa, agentes de la Policía Municipal realizan recorridos en diferentes zonas de la ciudad y puntos de mayor afluencia vehicular, como hospitales o centros comerciales, y al detectar algún vehículo en riesgo al dejar el propietario los vidrios abajo, se procede a colocarle el bastón de seguridad.

Desde que inició el programa en agosto, se han instalado en total 158 bastones, siendo 114 bastones en ese mes de inicio y 44 en este mes de septiembre.

“… el programa está teniendo un impacto positivo, ya que las personas son más conscientes y precavidas, ya se ven menos vehículos con vidrios abajo y en riesgo de ser robados”, manifestó.

El jefe de Policía y Tránsito Municipal comentó que la campaña, originalmente fue emprendida en la zona Centro y en la actualidad se ha extendido a otras zonas y puntos de la mancha urbana, como la Clínica 12 del IMSS, Plaza Herradura, la avenida Carlos G. Calles, comercios como fruterías Welton, Casa Ley, Soriana, Hospital General, así como las colonias Residencias y Campestre, principalmente.

“Los dispositivos son colocados principalmente a vehículos que por descuido o exceso de confianza, los propietarios los dejan abiertos, incluso con el vidrio de las ventanas abajo”, remarcó.

Valenzuela Murrieta recomendó a los conductores no dejar a la vista ningún documento importante, menos los que acreditan propiedad del mismo vehículo, de la casa, actividad financiera, tampoco teléfonos celulares, bolsas o cualquier objeto de valor.

Asimismo, que el ciudadano al estacionarse, se cerciore que los vidrios y ventanas se encuentren perfectamente cerradas, al bajarse no dejarlo con llaves puestas o encendido por lo mínimo que sea el tiempo.

Dentro de las posibilidades económicas, se pide colocar bastón de seguridad, corta corriente o alarma.