La potencial aplicación de un arancel a las importaciones de México desató una fuerte inconformidad en el Capitolio, lo que provocó que el propio Partido Republicano estudiara estrategias legales contra la Administración de Donald Trump

Con costos de por lo menos 17 mil 500 millones de dólares anuales, según la Cámara de Comercio de EU, el arancel a México está provocando un enfrentamiento inédito entre el Presidente y su partido, tradicionalmente en contra de los aranceles.

“No pienso que lo hagan. Si lo hacen sería algo tonto”, dijo Trump ayer desde Londres sobre las pláticas de los republicanos para frenar los aranceles.

Aunque el arancel fue invocado bajo la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional de 1977, la Casa Blanca no pudo explicar a senadores republicanos si era necesario emitir una nueva Declaración de Emergencia para aplicarlo.

“La forma como lo explicaron es que aún están trabajando sobre los detalles de todo esto”, dijo a reporteros en el Capitolio el Senador por Dakota del Norte, Mike Rounds, luego de una comida de los líderes del partido con el número dos de la consejería jurídica de la Casa Blanca, Pat Philbin.

Aunque los republicanos confían en que la reunión de hoy entre la delegación encabezada por el Canciller Marcelo Ebrard y el vicepresidente de EU, Mike Pence, logren un acuerdo en control migratorio, debaten posibles escenarios.

Una inmediata dificultad que el arancel contra México enfrentaría es si un grupo suficiente de republicanos logran negociar con los demócratas una mayoría simple (de 51 votos) en el Senado para rechazar la nueva Declaración de Emergencia.

Share post with: