La abogada de inmigración, Marysol Angulo, quien colabora con el Consulado de México en Yuma, indicó que resulta problemática la política del gobierno federal que obliga a los solicitantes de asilo a esperar su proceso en México.

“Para nosotros como abogados resulta difícil y es que una persona que huye por miedo está desprotegida cada día que no la dejan ingresar al país, negándole la oportunidad viable de presentar su caso. Es difícil hacerlo cuando no están frente a un oficial de asilo”, dijo.

Señaló que más personas van a seguir viendo negada su entrada en casos viables de asilo. “Forzarlos a permanecer en México es casi una deportación”.

La política llamada Protocolos de Protección de Migración (MPP por sus siglas en inglés) no ha sido prohibida por las cortes. Explicó que en febrero la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU) interpuso una demanda para tratar de frenar la póliza, pero la Corte del 9no Circuito dijo que no la iba a hacer, aunque el caso sigue pendiente. “es la manera en la que el gobierno de Estados Unidos quiere parar la entrada”.

Expuso que la Unión de Oficiales de Asilo de Estados Unidos se ha manifestado en contra de esta política. “Los mismos oficiales de asilo se unieron para explicar a la corte del 9no Circuito que no es una buena medida y la corte lo podría tomar en consideración”.

Los casos de asilo son complejos, refirió, y debe existir un miedo razonable, tal vez amenaza o persecución física, relacionado con una de las bases que el gobierno protege que son: raza, religión, opinión política, nacionalidad y grupo social particular. Si no cae en una de esas cinco bases, aunque exista, no hay un caso viable de asilo.

“Una es la entrevista de miedo no la puede hacer cualquier agente de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP), tiene que hacerla un oficial especial de asilo, quien tiene un entrenamiento específico para ver si tiene un caso viable de asilo”, manifestó.

Considera que la solución al problema es usar los mecanismos para proteger a las personas que están huyendo, entrenar a más oficiales de asilo para que se pueda agilizar el procesamiento, además de otros recursos existentes antes de negar la entrada y obligarlos a permanecer en otro país

Reconoció que la gran mayoría de personas que solicitan asilo, probablemente perderán sus casos.

Share post with: