Domingo, 22 julio, 2018
Banner Top

Estoy convencido, las redes sociales y las nuevas tecnologías de la información en general, no son malas, lo que en un momento dado resulta dañino es el uso que se les da.

Hoy, por ejemplo, el abuso que hemos hecho de la inmediatez y democratización del acceso a la información que nos brinda Facebook, Twitter, Instagram, Youtube y toda la red social, nos está pasando una factura que no debemos echar en saco roto.

En una columna publicada el 30 de enero en Milenio, el periodista Leopoldo Gómez rescata una apreciación del diario británico The Guardian, en el sentido de que “esos días cuando las redes sociales fueron reconocidas como facilitadoras de periodistas ciudadanos y por su papel en la ‘primavera árabe’ (la caída de los líderes políticos de Túnez, Egipto, Yemen y Libia en 2010), ya pasaron”.

The Guardian, abunda el jefe de información de Noticieros Televisa, sustenta su dicho en el Barómetro de Confianza y Credibilidad 2018 de la firma de investigación Edelman Berland, que revela que en 21 de 28 países considerados en el estudio de opinión pública, el periodismo tradicional (ese que se ‘cocina’ desde la sala de redacción) suscita más confianza que las redes sociales.

¿Qué significa esto? Que las ‘fake news’ (noticias falsas), y por qué no, los ‘trolls’, el libertinaje y la superficialidad de contenidos, han mermado la credibilidad de las plataformas digitales.

Es decir, que el ciudadano ya no cae tan fácilmente con una noticia que se difunde por Facebook o que cunde como reguero de pólvora en Twitter, que al final del día, como en los buenos tiempos, la da por un hecho cuando consulta el periódico o el noticiero de la tele o el radio.

 

*****

Pero déjeme decirle, la pérdida de credibilidad de las redes sociales no es exclusiva de México y ni siquiera de los países latinoamericanos.

De hecho, en naciones desarrolladas, como Estados Unidos, Holanda, Alemania e Italia, las ‘fake news’ se han convertido en una auténtica pandemia.

En Estados Unidos jugaron un papel protagónico en el escándalo “Rusiagate”, que hace unos meses supuso la posibilidad de someter al Presidente Donald Trump a un proceso de destitución conocido como ‘impeachment’.

La semana pasada en Italia, a petición del gobierno de ese país, Facebook anunció que asignará un equipo de inspectores para detectar usuarios que difundan noticias falsas en el marco del proceso electoral que tendrá su clímax el 4 de marzo.

Vaya, a mediados de enero, hasta el mismísimo Papa Francisco realizó un pronunciamiento a nombre de la Iglesia Católica en el que criticó el mal uso de la tecnología.

 

 

Comentarios

comentarios

¡Síguenos!

YOUTUBE

Noticias TV

Especiales

Encuesta

¿Qué nombre gustaría que le pusieran al nuevo estadio de beisbol en San Luis Río Colorado?

Edición Impresa