Comparte DIARIO NOTICIAS en tus redes

Por:  Germán Orozco M.

 

El ser humano es sustancialmente persona desde su concepción hasta la muerte natural. Si a nosotros nos hubieran abortado nuestras mamás, sencillamente no existiríamos. Nos permitieron la oportunidad de vivir, de ser. No nos mataron criminalmente.

Los conocedores de la biotética o ética de la vida coinciden en que un Estado o gobierno –de izquierda o de derecha- que “legisla” contra el hombre, contra la vida humana, llanamente es un estado criminal. A decir del P. Arturo Landeros, doctorado en bioética.

“Vivir para vivir, sólo vale la pena vivir, para vivir”, canta Joan Manuel Serrat.

Estados Unidos es un país “pseudocristiano”, un estado criminal con más de 4 mil abortos o asesinatos de niños diariamente.

Curiosamente, en California, por ejemplo, las clínicas abortivas se encuentran en los barrios hispanos. Se promueve el aborto en los canales hispanos o latinos.

Desde el Fondo Monetario Internacional, con apoyo de entidades criminales, como Planeed Parenthodd (Planificación Familiar), se promueven políticas demográficas hacia los países del Sur de los continentes: Sudáfrica, Sudamérica…

Hipócritamente, los países ricos del Norte de todos los continentes, como Norteamérica o Estados Unidos, en donde vive el 20% de la población, y el 80 en el Sur de América o Latinoamérica, culpan a los pobres del Sur del calentamiento global, de la deforestación, la sobrepoblación, la crisis ambiental, etcétera.

Pero hay que advertir que los pobres del Sur de todos los continentes, se las arreglan con el 21% de los bienes de la tierra; mientras que los ricos del Norte que son el 20% de la población, consumen el 80 % de los productos de la tierra.

Siguiendo la ciega ambición de los poderosos de la tierra, es paradójico que la izquierda mexicana o latinoamericana, sea fiel a las políticas demográficas criminales, como en la Ciudad de México o DF, que es puesto como paladín de la democracia cuando gobernó López Obrador por el PRD, promoviendo el asesinato o crimen de niños por aborto (no natural).

Rosario Robles, impulsora de la “Ley Robles”, apoyada en mafiosos, como el ex presidente de la Suprema Corte, Góngora Pimentel y Olga Sánchez Cordero, crearon un Estado Criminal en la capital del país, que no en el Gobierno federal.

Un total de 22 estados de la República Mexicana rechazaron el crimen del aborto, el primero Chihuahua, luego Sonora, Baja California, entre tantos.

Hasta hoy en la Ciudad de México –en una década-, 160 mil abortos criminales han privado de la vida a igual número de infantes. Cuando bien los podrían haber entregado en adopción.

Desde este Estado Criminal que es el DF, personajes como AMLO, Ebrard, Olga Sánchez, Rosario Robles, se presentan en este proceso electoral 2018 como redentores, salvadores, candidatos a pedir el apoyo no sólo de los católicos, sino de cristianos del PES (Partido Encuentro Social); no sólo la Iglesia Católica, sino la Iglesia Evangélica y los cristianos tienen bien fundamentada su doctrina de la vida, la bioética, moral de la vida.

El Universal de México y el Semanario Desde la Fe son algunos medios capitalinos que han documentado los más de 160 mil abortos realizados en clínicas “legales”, en un Estado Criminal como la Ciudad de México o DF.

Nos han enterado hasta la saciedad de los muertos sexenales. Pero han sido omisos con el asesinato de niños. Suman más los infantes ejecutados, que los del crimen organizado.

El aborto no sólo es un crimen sino un negocio de Planned Paretnhood. Vea usted en youtube las explicaciones del Dr. Bernard Nathanson en el Grito Silencioso; o la venta de tejidos, organos, higados, pulmones de pequeños abortados, y comercializados a través de Planned Parenthood.