Unas 87 mil mujeres fueron asesinadas en todo el mundo en 2017, más de la mitad a manos de sus parejas o familiares, lo que demuestra que el hogar es el lugar más peligroso para ese sector, según las cifras oficiales más recientes contenidas en un informe difundido por la ONU.

“Si bien la gran mayoría de las víctimas de homicidios son hombres, las mujeres siguen pagando el precio más alto como resultado de la desigualdad de género, la discriminación y los estereotipos negativos”, dijo la directora ejecutiva de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), Yury Fedotov.

“También son las más propensas a ser asesinadas por sus parejas y familiares”,destacó.

Un estudio sobre los homicidios de niñas y mujeres por razones de género fue divulgado por la UNODC en noviembre pasado, en el marco del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. El organismo de la ONU destacó la necesidad de encontrar respuestas específicas de la justicia penal para prevenir y poner fin a los asesinatos relacionados con el género, tras precisar que 1.3 de cada 100 mil mujeres son asesinadas por sus parejas o algún familiar.

Por región geográfica, la mayor incidencia de crímenes de mujeres por parte de sus parejas o familiares se registra en África y América, con tasas de 3.1 y 1.6 víctimas por cada 100 mil mujeres, de manera respectiva.

Seguidas por Oceanía (1.3), Asia (0.9) y Europa, esta última con la tasa más baja al registrar 0.7 víctimas por cada 100 mil mujeres.

En lo que va de este 2019 ya se han registrado 14 feminicidios en la región. De ese total, 7 fueron cometidos en México, seguido por Bolivia y Chile (con tres cada uno) y Argentina, con un caso.