El cadáver de un hombre al que le cortaron las manos fue encontrado a temprana hora del martes por un pepenador de botellas de plástico en la zona desértica, al sureste de la ciudad.

Tras el macabro hallazgo, el hecho fue reportado al número de emergencias, 911, unidades policíacas circularon a toda velocidad por las calles de la ciudad hasta llegar al sitio y acordonaron el lugar.

El hombre andaba en busca de botes, plásticos y otro tipo de materiales reciclables, pero lo que encontró fue un muerto.

Se conoció que el cuerpo estaba vestido con pantalón corto de color negro y camisa a rayas negras y blancas, ya estaba en estado putrefacto y carcomido por los perros y animales carroñeros.

Fuentes policiacas comunicaron que el cadáver estaba mutilado de las manos, aunque en un principio se dijo que las tenía atadas, la Fiscalía General de Justicia investiga si le fueron cortadas o se las comieron los perros.

“Tenía unos cuarenta años, short negro y camisa a rayas, esta mutilado de las manos”, es lo que dijo uno de los policías cuando ya se retiraba del sitio.

El cuerpo estaba en el interior de una construcción semidestruida, en donde hace muchos años operó una fábrica de bloques de cemento.

El sitio se ubica al sur de la avenida Dalias, entre el canal alimentador de agua que corre por la calle 48 y la carretera que une la caseta de cobro con la Internacional.

En el lugar estuvieron los peritos criminólogos de la Fiscalía General de Justicia del Estado para hacerse cargo del levantamiento del cuerpo y ubicación de evidencias; también hicieron acto de presencia los policías estatales, elementos de la Secretaria de Marina y del Ejercito Mexicano.

Share post with: