LA EVIDENCIA DEL CELULAR


 

Son muchas las frases o palabras que se pueden asociar con consejería o terapia psicológica, el decir: Pañuelos, lágrimas, pasado, culpa, desesperación, son parte del repertorio común. Podemos también mencionar frases como: ya no sé qué hacer, necesito ayuda, he perdido el control, nunca me imaginé estar en esta situación, etc. Mas, una palabra con sus derivadas frases que ha venido de la nada en la historia de la consejería y ha tomado gran protagonismo en los conflictos entre relaciones, es el celular.

Cuando las personas llegan a terapia psicológica y exponen su problemática, muchas veces espero el momento como quien va a recibir en cualquier momento una pedrada. Muchas veces, de inmediato, las personas exponen que su adulterio o intento, fue descubierto en el celular o en otro ejemplo que las fotos indebidas de sus hijos fueron descubiertas en el celular. Este aparato y representante en muchos sentidos de una forma de vida, se ha vuelto a su vez para millones de personas y familias en el mundo, causa de separación o muerte.

El celular es pues mostrado y usado cada vez más, como una de las principales evidencias de conflictos dentro de las familias. Creemos que sus evidencias son irrefutables debido a las fotos, mensajes, audios, etc. Mas ciertamente ignoramos que la evidencia empieza mucho antes de que el conflicto estalle, desgraciadamente antes del estallido las personas  prefieren en su mayoría ignorar. En lo más común y trillado  nos negamos a ver el gran refugio y evidencia que este aparato representa para nuestras vidas. De tal manera se vuelve un hábito tan arraigado en todos los niveles sociales y académicos hasta llegar a convertirse en una adicción, que aun y cuando no es aceptada, de igual manera deja grandes daños a vidas y familias.

¿Pero porque temerle o reducir su uso?  Si al sostenerlo es similar a portar una herramienta, un medio que brinda poder y seguridad. Ciertamente niños, adolescentes, padres y ancianos encuentran en el mundo que el celular provee una falsa seguridad que los lleva al engaño de ser poderosos, a olvidar y evitar problemas con sus muy necesarias soluciones. El celular se ha vuelto para muchos una gran mentira ante la soberbia que cubre su vida.  Pues, a través del celular podemos llegar a personas y a lugares inimaginables. Se ve, se sabe y se analiza demasiado pero todo en un nivel de lo más superficial, llevando a todos aquellos que ahí se refugian a ser cada vez más ignorantes. Las personas contrariamente se engañan ante lo que se convierte en una imperante necesidad, la cual es noble y necesaria, ya que ha venido a conectarnos y ayudarnos para ser cada vez más sociales. Nada más lejano a la realidad, debido a que siendo capaces de relacionarlos por las redes con alguien de México a  china, padres e hijos, hermanos o cónyuges viven cada vez más aislados.

El aislamiento ha venido a traernos como sociedad una perspectiva alejada, triste y fría de lo que realmente es convivir. Quién diría que, de poco en poco, en ese mundo virtual, los estragos de personas que entran en trastornos psicológicos o psiquiátricos es toda una triste realidad. Por mencionar unos cuantos: trastorno obsesivo compulsivo, diversas fobias, alucinaciones auditivas, trastornos del sueño, etc.

Resumiendo las evidencias de: falso refugio, ignorancia, soberbia, adicción o aislamiento, son indicadores que nos evidencian la gran tragedia que vendrá de no poner atención para que este necesario dispositivo sea realmente una herramienta de vida y no una bomba que el cualquier momento  en las familias habrá de estallar.