La baja producción que se está registrando en el cultivo del trigo, es una prueba más que el cambio climático está dañando a todos los cultivos que se practican en la región.

El productor de este grano en el Ejido Independencia, Guillermo Lira Quintero, asegura que en este ciclo fue la falta de calor a finales de abril y principios de año, lo que genero que la planta no diera su potencial, ocasionando producciones menores a las cuatro toneladas por hectárea.

En lo personal, fue explícito, tuve producciones de tres toneladas y media y de más de seis, alcanzando un promedio que apenas permite liquidar el compromiso bancario, sin haber utilidades a pesar de haber trabajado siete meses en el cultivo.

Manifiesta que a la falta de calor en la fase final de la planta, se le tiene que sumar el problema que ya tiene cuatro o cinco años, es decir, la falta de herbicidas de calidad que controlen las malezas típicas del trigo.

Menciona que la planta de trigo tiene que competir con las malezas, provocando un desarrollo que no es el mejor.

Ante esta situación, considera que el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias –INIFAP-,  tiene que trabajar en la búsqueda de semillas aclimatadas a esta región.

“Mientras no se tengan semillas resistentes al cambiante clima que se está presentando, las bajas producciones seguirán estando presente durante todos los ciclos”, advierte el ejidatario.

En cuanto a la carencia de herbicidas de calidad que controlen las malezas, principalmente, revelo la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, debe trabajar en ello.

Por el momento, dijo para terminar, los productos existentes solo debilitan –marchitan- a las malezas, pero con el riego vuelven a florecer para quitarle los nutrientes al trigo.

Share post with: