Lunes, 23 julio, 2018
Banner Top

El Ángel de la Independencia se pintó de verde, blanco y rojo.

Si había llegado el día de unirse más como hermanos es ahora, porque la Selección Mexicana los puso puesto a soñar con el ¡sí se puede!

El gol de Hirving Lozano que al final sirvió para que el Tri derrotara al campeón del mundo, Alemania, reunió a cientos de mexicanos, que sin ponerse de acuerdo, cantaban, reían, saltaban, bailaban y festejaban como si fueran uno solo.

Qué mejor forma de festejar el día del padre que ganando… Sí, porque aunque muchos lo negaban, en el fondo de su corazón quedaba una pequeña luz que los llamó a todos a tomar Reforma y rodear el Ángel con la playera de México.

Niños, adolescentes, adultos, abuelos y extranjeros festejaron como nunca, compraron trompetas, se pintaron el rostro, ondearon banderas y repartieron alegría durante su paso.

El llamado poco a poco contagió a los deportistas, que en bicicleta, hicieron caravanas para festejar.

El Cielito Lindo no pudo faltar. “Canta y no llores” se escuchaba desde la glorieta de la Diana Cazadora, y en su punto cumbre podía rompió todo tipo de barreras.

 

Comentarios

comentarios

¡Síguenos!

YOUTUBE

Noticias TV

Especiales

Encuesta

¿Qué nombre gustaría que le pusieran al nuevo estadio de beisbol en San Luis Río Colorado?

Edición Impresa