Un hombre en esta donde ebriedad ocasionó un doble choque el jueves por la noche en la calle 40 y la avenida Durango.

Al conducir en exceso de velocidad sobre la avenida en sentido de Oeste a Este, Juan “N”, de 26 años de edad, rebasó un auto Nissan, Sentra, y lo chocó de costado.

Luego de arrancarle el espejo lateral izquierdo, el carro que conducía, un Chrysler 200, color gris, modelo reciente, sin placas de circulación, se desplazó a la izquierda, y tras dejar un derrape de por lo menos 12 metros, se impactó con una barda ubicada en la esquina noroeste del citado crucero.

Pero antes, por si no fuera suficiente, chocó con la parte baja, la guarnición de la banqueta y se incrustó más de medio auto en el predio.

El vehículo quedó con el frente destrozado, con el parabrisas lleno de ladrillos y concreto, pero el conductor salió ileso.

En el mismo sitio, Juan “N” pagó 50 dólares al dueño del Nissan, Sentra, pero no pudo librar el ingreso a la Comandancia para determinar cómo se haría cargo de los otros daños que ocasionó.