Comparte DIARIO NOTICIAS en tus redes

Por: El Economista

Después de los primeros 100 días del gobierno del presidente López Obrador no era difícil identificar la incomodidad que desbordaba la imagen oculta del secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón: pocos viajes y pocos mensajes, bajo perfil.

No es común que un secretario de Relaciones Exteriores se acuartele en su oficina durante demasiado tiempo, sobre todo sabiendo que el presidente mexicano no es ni será un viajero frecuente (al exterior). No es casualidad que entre sus promesas de campaña reluciera la venta del avión presidencial.

Existe, en la oficina del secretario Ebrard, quien sostiene lo contrario, que la correlación debe ser positiva: frente la ausencia del presidente en el mundo, menor número de viajes del secretario Ebrard hacia el mundo. Pienso lo contrario.

El pasado martes 2 de abril Ebrard le presentó su renuncia a López Obrador. El presidente no se la aceptó.

Ebrard llegó el 1 de diciembre a Relaciones Exteriores sin la existencia de una segunda opción. Es decir, López Obrador no tenía entre su cartera de secretarías alguna opción para Ebrard que no fuera la de Relaciones Exteriores.

Durante los primeros 100 días Ebrard comprobó que el sexenio de Obrador no está hecho para lucir en el exterior. La conclusión: un presidente sin brillo internacional mantiene a su secretario de Relaciones Exteriores como una pieza ornamental.

José Antonio Meade llegó al piso 22 del edificio de Relaciones Exteriores bajo una encomienda: ser una especie de secretario de Economía Internacional. Así se lo propuso Luis Videgaray al entonces presidente electo Peña.

La política exterior del pasado sexenio se encontraba dentro de los cinco grandes objetivos del gobierno (a pesar de que hacia la mitad del sexenio varios escenarios eclipsaron la intención de Peña; el relevo de Meade por Claudia Ruiz Massieu confirma que hubo una degradación de la política exterior en la agenda de Peña Nieto).

La visita de Nicolás Maduro a Palacio Nacional fue el primer examen para Ebrard. Pocas semanas después 50 países decidieron romper de facto sus relaciones diplomáticas con el régimen de Maduro, el segundo examen, pero con mayor grado de dificultad. El nacimiento del Mecanismo de Montevideo ocurrió a destiempo. Tercer examen. Uruguay apuñaló a Ebrard el día que Ebrard llegó a Montevideo. El gobierno de Tabaré decidió unirse al Grupo de Contacto Internacional promovido por la Unión Europea.

El cuarto examen llegó muy pronto a través de una carta que no redactó Ebrard, la dirigida al rey Felipe VI exigiéndole un perdón por lo ocurrido hace cinco siglos.

El quinto examen llegó el 1 de abril, en Palacio Nacional. Un grupo de congresistas estadounidenses del comité de Exteriores se reunió con López Obrador. Entre las fotografías que presidencia no tuvo que distribuir a la prensa se encuentra una en la que Ebrard aparece medio perdido entre cabezas.

Ebrard sabe que su objetivo transexenal no lo podrá cumplir desde el blanco favorito de Trump, y nada favorito del presidente López.

Share post with: