Por: Germán Orozco M.

 

La Caravana que Viene, apunta la portada del Semanario Zeta, haciendo eco del canto de Joan Manuel Serrat, “Disculpe el Señor”. Desde la retaguardia, por tierra y por mar.

Como revela el periodista hondureño, al ser entrevistado por Carlos Alvarez, el presidente de Honduras es considerado un dictador que ha desviado millones de dólares en prejuicio de su pueblo.

Y por otra parte, el absurdo del presidente Donald Trump de enviar más de 6 mil militares a la frontera para “contener” la caravana de migrantes que tiene como meta Tijuana, BC, y de ahí emigrar a California y Estados Unidos.

Y si con todo el gasto que hacen para movilizar y proteger sus fronteras, mejor crearan un fondo o fideicomiso para construir viviendas y fuentes de trabajo para los migrantes que en número de 2 mil 500 son niños o menores de edad y los demás familias que vienen huyendo de la violencia y la pobreza en que los tienen sumidos sinverguenzas como el presidente de su país.

El problema es que sobran iniciativas, fideicomisos, fondos, pero los corruptos sin conciencia social, los desvían para sus asuntos personales, que no siempre tienen nada de digno.

No robar, no mentir, no traicionar, me decía un amigo de Morena. Ese es el pensamiento de Benito Juárez que el presidente AMLO pondrá en marcha al asumir su sexenio.

Habrá qué ver si es verdad, porque desde el momento en que hay consulta para lo del nuevo aeropuerto mexicano, como revela la revista Proceso, hay también un trabajo legislativo de parte de la coordinadora legislativa de apellido Sánchez a nivel de diputados, mientras que a nivel de senadores, Olga Sánchez, trabaja en mancuerna para acelerar y “pronto” aprobar a nivel federal la ley para asesinar niños en el vientre materno. Le quieren evitar, eso dicen, “problemas” con el tema del aborto a AMLO, quieren aprobar una ley antes de que se asuma como presidente el 1 de diciembre.

Si eso no es robar, traicionar y mentir, entonces están viviendo en la simulación.

La meta de la coordinadora de los Diputados federales de Morena, que son mayoría al igual que los senadores en la actual Legislatura, les hace pensar a estas miserables promotoras del crimen de pequeños en el vientre materno, porque, o les creemos a ellas, o le creemos a mujeres, como la Madre Teresa de Calcuta, ella sí tiene estarura moral en todo el mundo.

Ese fue su discurso al recibir en 1979, el Premio Nobel de la Paz: el mayor destructor de la paz en el mundo es el crimen del aborto, asesinar niños en el vientre materno.

Y Olga Sánchez y los gobiernos del Distrito Federal, desde hace 10 años, como cínicamente lo expresa la diputada Sánchez en Proceso; suman más de 201 mil abortos en la Ciudad de México, muchos de ellos de mujeres que abortaron originarias de los estados aledaños a la capital.

En rueda de prensa con motivo de la Mega Marcha por la Vida y la Familia, reflexionava la señora Marcela Vaquera, del Frente Nacional para la Familia, delegación Baja California, muchos que votaron por Morena en las pasadas elecciones del 1 de julio de 2018, no lo hicieron seguramente para que AMLO y su gobierno se “coronaran”con el crimen de niños en el vientre materno, ni antes ni después de las doce semanas, a esa edad como desde la concepción se va desarrollando el ser humano como todos hemos sido desarrollando nuestra vida humana.

¿No mentir? ¿No traicionar? Engañar a millones de católicos y cristianos con el registro de Morena el 12 de diciembre de 2017, previo al proceso electoral, y ahora mafiosamente antes de asumir el poder, tener listo sin una consulta popular como la del NAIM, la aprobación del aborto por encima de todas las legislaturas estatales… A ¿qué costo harán esta locura los legisladores de Morena y aliados?

 

Share post with: