“Por el panorama tan desolador que se aprecia en el algodón y el trigo, principalmente, los agricultores pudientes ya no quieren sembrar parcelas de quienes se ven obligados a salir de la actividad, ocasionando que ya se ven lotes ociosos”, declaró el expresidente del Comité Regional Campesino Número 8 –CNC.

Entrevistado al respecto el líder de la parte sur del Valle, José de Jesús Aguayo Hernández,  manifestó que el agotamiento de capacidad de renta de tierras de empresas trasnacionales y de productores llamados fuertes, ya es una realidad y esto se puede comprobar en que muchas parcelas ya no son sembradas.

El rentismo esta frenado, pero no porque los propietarios de las tierras las estén trabajando, sino porque ya nadie quiere sembrar más superficie, y el pretexto es que no es rentable la agricultura, asegura el Cenecista.

Para demostrar lo anterior, planteó que el trigo a pesar de que prácticamente ya se cosechó todo, todavía se desconoce cual va a ser su precio final.

Esto, criticó, no puede ser que suceda, porque todo mundo cuando crea un producto u ofrece un servicio, sabe a cómo tiene que venderlo, mientras que los campesinos desconocemos cuánto recibiremos por las cosechas.

Los algodoneros tuvieron uno o dos ciclos buenos, pero ahora además de que el quintal descendió a los 62 dólares, les vendieron una semilla que no sirvió y que los mandara a engrosar  el monto de la cartera vencida y abandonar la agricultura, advirtió.

Ojala que el rentismo no solo se esté estancando, sino que disminuyera el porcentaje que oscila en el 80 por ciento en todos los ejidos, indicó.

El también alfalfero, expresó que para llegar a esto último, es necesario que la agricultura sea apoyada con decisión  por el Gobierno, como sucede en las potencias.

Share post with: