Comparte DIARIO NOTICIAS en tus redes

Por acuerdo de autoridades de Estados Unidos y México, personal de la Agencia de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) desalojaron ayer a los aspirantes a refugiados que acampaban en el Puerto Fronterizo de San Luis, Arizona, en espera de recibir respuesta de asilo político y humanitario.

A la par, agentes de las policías Municipal, Estatal Investigadora (PEI) y Estatal de Seguridad Pública (PESP) los dispersaron de la avenida Internacional, mientras el Instituto Nacional de Migración (INM) inició un procedimiento de control migratorio.

Al filo de las 14:00 horas, oficiales del CBP asignados al Puerto Fronterizo, retiraron un grupo de aproximadamente 80 personas, entre haitianos, africanos, centroamericanos, e incluso, mexicanos residentes de Guerrero y Michoacán que aseguran huir de la violencia que aqueja dichas entidades del país.

En el operativo también participaron empleados de la Dirección de Obras y Servicios Públicos Municipales, quienes concentraron las pertenencias de los inmigrantes en la caja de un pick up y recogieron la basura en un camión recolector.

“… aquí estábamos esperando, ahora no sé qué vamos a hacer”, señaló John Hoodson, un ciudadano de Haití que desde hace varios días espera respuesta a su solicitud de asilo y la de su esposa embarazada.

Por su parte, en un comunicado oficial, el alcalde Enrique Reina Lizárraga confirmó la acción coordinada entre autoridades mexicanas y estadounidenses y aseguró que la medida tiene como propósito ordenar el paso de los extranjeros que buscan una visa humanitaria a Estados Unidos, así como su estancia en nuestro país.

“Buscamos que los extranjeros que se encuentran de manera temporal en México puedan lograr la visa humanitaria, pero que lo hagan en condiciones humanas, con seguridad, salubridad y con orden.

“Buscamos también que los mexicanos, los niños, niñas y trabajadores, puedan transitar con normalidad a los Estados Unidos, ya que anteriormente las aceras eran invadidas y se encontraban en condiciones de insalubridad”, anotó.

El jefe de la Comuna informó que en coordinación con la Casa del Migrante la Divina Providencia se canalizará todo tipo de ayuda de la comunidad directamente a las instalaciones de avenida Zaragoza entre calles 9 y 10.