Comparte DIARIO NOTICIAS en tus redes

De acuerdo con cifras de la última Encuesta Nacional de Estándares y Capacitación Profesional, en la corporación hay 9 mil 597 elementos con obesidad, considerados así porque tienen un Índice de Masa Corporal (IMC) igual o mayor a 30 y que representan 26.4 por ciento del total de policías federales.
Las convocatorias de reclutamiento de la Guardia Nacional señalan que para inscribirse es requisito un IMC de máximo 27.9, parámetro similar al que aplica el Ejército y la Marina, cuando sus propios integrantes quieren cambiar de adscripción.
“Me interesa la Guardia Nacional, pero no fui apto por la masa corporal, los que somos obesos o quienes están muy ejercitados también los rebotan por la masa corporal”, dijo Adolfo, agente de la Policía Federal.
Adolfo, quien prefirió no revelar su nombre completo, pues participa en las protestas por el cambio de adscripción, aseguró que, incluso, les han ofrecido un margen de error para alcanzar la talla adecuada: “El máximo de masa corporal que están contemplando es 29.9”.
El agente sostiene que mientras analiza opciones laborales, a causa de la desaparición de la Policía Federal, se propone bajar de peso para considerar enlistarse en la Guardia Nacional.
En la corporación también hay 18 mil 757 elementos con sobrepeso, es decir, que su IMC va de 25 a 29.9, y que no están impedidos para integrarse a esta nueva policía. Es decir, en toda la corporación sólo dos de cada 10 agentes —7 mil 914— tienen el peso adecuado.
La encuesta, realizada en noviembre, revela también que 51.6 por ciento de los agentes —incluyendo a policías ministeriales— tiene afectaciones de salud a causa de su trabajo, irritabilidad, problemas de sueño, ansiedad, nerviosismo, fatiga, principalmente. Además, 17.6 por ciento de ellos tiene hábitos de consumo de tabaco y 29.6 por ciento de alcohol.