Comparte DIARIO NOTICIAS en tus redes

Hay confianza en frenar con la modernidad infraestructural y la automatización conductiva en su red principal de canales.

 

 

Por Luis BARRERA JR.

MEXICALI, B. C.-

Las medidas precautorias consistente en un extremo cuidado con la distribución y uso del agua, conforme a las asignaciones que se tienen previstas de conformidad al Tratado Binacional de 1944, son objeto de revisión por las autoridades del sector hidráulico y agropecuario ante la puesta en práctica con el mes de enero del año venidero 2020, en reducirse por razón de la amenaza de sequía en la cuenca baja del afamado afluente, en un 3 por ciento que viene a consistir los 51 mil millares de metros cúbicos que se nos privaran, por la disminución en el embalse de la presa Hoover y buscando darle fortalecimiento hídrico.

 

Nuestro Distrito de Riego Río Colorado es concesionario en la conducción por la red mayor de canales, de los 1,850 millones con 424 metros cúbicos en agua que se nos suministra por año,  procedente del vecino país y que en razón de otras vertientes beneficiándonos, es el caso del grandioso acuífero satisfaciendo los 424 pozos agrícolas en utilización, con otros tantos equipos de esa índole en lo particular y los que se tienen trabajando en las Mesas de Andrade y Arenosa, permitiendo incrementar tal beneficio en lo hídrico hasta los 2,748 millones de metros cúbicos que a la fecha han sido más que suficientes para el progreso en desarrollo de Baja California y el municipio de San Luis Río Colorado, Sonora.

 

De tal caudal, se destinan a las ciudades fronterizas en ambas entidades, tales como San Luis, Mexicali, Tecate, Tijuana y Ensenada, principalmente, generosos volúmenes para el uso urbano doméstico, incluso el agrícola, como el industrial, turístico y todo aquel rubro generador de la economía y satisfacción de una vida saludable, dichosa, debiéndose añadir, de unos años para acá, la creciente comunidad Playas de Rosarito, que no estaba considerado de origen en tal propósito y que como Playas de Tijuana e incluso el poblado la Misión aunado a los modestos desarrollos comunales en su extensa zona costa norte, reclaman cada vez más fuerte de ese derecho en satisfacerlos.

 

El resto del agua que acoge el valle de Mexicali y que por conducto de la SRL es suministrada a las 22 asociaciones civiles de usuarios de riego que la conforman, para su distribución en satisfacción a todos los usos, previo al prioritario compromiso de atenderse a los derechos del elemento para el quehacer agrícola, esto es los productores de alimentos en ambos valles.

Lo denominado ¨brecha hídrica¨ que se ha venido formando, por razón lógica del crecimiento tanto en lo poblacional, como industrial, añadido el nuevo usuario ambiental hasta ser considerado un módulo de riego más, entre otros sectores demandantes como es el caso del turístico y el constante avance del quehacer pecuario y acuícola, etcétera, merecedores como todos de la atención hidráulica requerida, propicia una lógica mayor demanda del indispensable elemento, para lo que tanto el Distrito de Riego como los módulos, se han estado esforzando con el respaldo de los gobiernos federal y estatal en atender mediante las acciones de modernidad infraestructural y la automatización operativa conductiva y extractiva, mejorando la red de canales en lo superficial y la tecnificación de los pozos federales, a fin de ahorrar a lo máximo el insumo, buscándose sembrarse lo tradicional a más, utilizándose menos agua, como ha sido el esfuerzo mediante técnicas como el RIGRAT y la instalación de compuertas de precisión, que han mejorado e impulsado esos proyectos, además de la inversión a cambio de una parte del agua recuperada, con la modernidad de las estructuras para el paso del recurso por gravedad en las 12 asociaciones que presentaron proyectos a la CILA mexicana en atención al ofrecimiento de sus homólogos norteamericanos, en procura exitosa del Acta 319 en ejecución y hacia ese dispuesto con mayor solicitud de organismos en aprovechar la 323 de la CILA, para de esta forma toda esa agua que se ha estado desperdiciando al dejarse de utilizar por el obsoleto estado de los cauces, sea aprovechada y en parte de la misma entregada para su resguardo por un máximo de 3 a 4 años en la presa Hoover, mitigándose las consecuencias de la sequía por abrumarnos a partir del año venidero, como se ha advertido por las autoridades del sector hidráulico en lo binacional.

 

Dicho esto optimistamente, pues se palpa en el medio hidroagrícola, aunque con una notoria disminución en cuanto al consumo del preciado recurso, a causa del incremento de las tierras ociosas al no querer o poder, cientos de agricultores trabajar sus parcelas, a causa del clima de incertidumbre que los agobia, por no encontrar cultivo que les garantice en por lo menos no agravar la economía que los agobia y prácticamente los ha sacado de la jugada, decidiendo por rentar sus predios y el derecho de agua que ostentan, para que ese su volumen sea aprovechado por otros usos y verse a la vez beneficiado en no agravar su situación.

 

Ello, como los compromisos en lo hidráulico adquiridos con las inversiones a la modernidad de sus canales, pozos y sus mismas tierras con lo invertido ajeno a lo que el gobierno en lo federal y estatal pudiera haberlos apoyado, mas no lo hizo, tomando el toro por los cuernos en tal propósito algunos módulos, se tiene que podrían estar limitados para echarse más compromisos de esa naturaleza con lo del Acta 323 de la CILA, después de haber avanzado bastante en la recuperación de volumen con el documento binacional aplicado, el Acta 319 que en efecto mucho los beneficio, abriéndose nuevos espacios al cultivo al haberse encementado y con esto ampliado en longitud numerosos canales.

 

Como el agua es de todos y un compromiso en lo general de los usuarios, por fortuna se tuvo también la visión y decisión de los los administrativos del Distrito de Riego en la gestión de Leonardo Gaspar Blanco como presidente de la SRL, en idear y poner en marcha la transformación hidráulica en el Distrito 014, fijándose los cimientos de tal modernidad que ha generado superior eficiencia conductiva y en el uso del elemento, a lo que se le ha planificado el seguimiento del propósito por el mando ejecutivo entrante encabezado por Heriberto Montoya Angulo, de la mano con la representación del Organismo de Cuenca Peninsular de la CONAGUA, del que es director general Rafael Sanz Ramos, teniéndose el apoyo del Gobernador Francisco Vega de Lamadrid y habiéndose contagiado en el ánimo y deseo manifiesto del gobernante entrante, Jaime Bonilla Valdez, con el anuncio de generoso aporte para la consolidación en asegurar agua a las comunidades bajacalifornianas, para sellar el futuro hidráulico deseado y merecido por los gobernados, contribuyendo a la realización de los ambiciosos proyectos que oportunamente se le documentara y entregara copia de los trabajos modernistas en ejecutarse con el año venidero, como a la vez el mandatario entrante se lo hiciera saber al Presidente de la República, Licenciado Andrés Manuel López Obrador, mostrando firme simpatía y su generoso contagio para ponerlo en práctica, hablándose de una contribución en un mil millones de pesos para la consolidación hídrica que el municipio sanluiseño en el norte de Sonora y el Estado de Baja California requiere, a fin de no limitar el progreso y la modernización que en cuanto a sus desarrollos acusan, se comprometerían en aquellos meses de campaña, quedando de esta forma la firme esperanza de su realización.

Es mediante este tipo de acciones, se les ha dicho a las autoridades presentes y futuras, ante la máxima de que con agua todo y sin ella nada y que como factor de vida, se alientan en continuar operando en tan futurista propósito, el gabinete en funciones del Distrito de Riego, entusiasmados de la promesa gubernamental tanto federal como estatal del régimen morenista, pugnando ante esas instancias de gobierno la inversión de recursos por una mejor infraestructura para reducir lo que ya han demostrado con las incipientes acciones en comparación al colosal proyecto en darse, de reducir pérdidas del valioso insumo en la conducción y hacer eficaz frente al déficit en volúmenes que se nos podría aplicar, como lo dicta el acuerdo Internacional de Aguas en sus reglamentos.

 

Insisten los actuantes administrativos de la SRL o la Sociedad de Usuarios, el octavo gabinete operando en los poco más de 25 años de tener en manos de los propios usuarios campiranos la transferencia del agua, con eficientes resultados mediante las permanentes acciones técnicas que se dan los 365 días del año, en la distribución del recurso a través de los módulos de riego, de complementar la automatización operativa con la rehabilitación de los canales principales que satisfacen a la red menor de cauces parcelarios, a fin de rescatar, de lograrse rápida respuesta oficial, un volumen aproximado de 53 millones de metros cúbicos con una inversión de 486 millones de pesos, aplicándose a un mayor número de estructuras de medición y control automatizado en la conducción, preferentemente darse estos trabajos en el canal Independencia, que viene a ser de momento, el de mayor problemática en su operación, a favor de extensa como generosa zona agrícola en productividad, como lo viene a ser el norte rural del municipio de Mexicali, urgiendo 26 estructuras con sus obras complementarias representando un costo en los 148 millones de pesos, dándole seguridad hidroagrícola y la atención debida a la ciudad de Mexicali y su auxilio de siempre oportuno a Tijuana, en su reclamo de más agua, sobre sus derechos hídricos, manteniendo estables los niveles de conducción e invitando en aprovechar el agua en la forma más óptima deseable y que con ese paso modernista por venir, hacer posible el mantener y fortalecer tanto el uso agrícola y demás, como las actividades productivas en la entidad y sobre todo al sector industrial, puntal de la sostenida economía en progreso.

 

 

A nivel valle de Mexicali y sus alrededores hidroagrícolas como pecuarios, entre otras ramas de productividad, el Distrito de Riego Río Colorado y las asociaciones civiles de usuarios, han sido todo un acierto en ese su quehacer de otorgar en suficiencia el vital elemento, para que a manera de otro añadido ejemplo, a esas casi 200 mil hectáreas en producción constante con los tres ciclos o subciclo agrícolas de etapas productivas por temporada anual que se programan, con la advertida aclaración en que tal espacio destinado al cultivo en ambos valles, el de MXL y SLRC, se le ha estado disminuyendo notable y preocupantemente, por los motivos de sobra conocidos, como lo viene a ser la modesta comercialización que obtienen de sus cosechas.

 

Es peligroso tal estado de cosas, urge en clamor de liderazgos de las organizaciones campesinas, rápido enfoque en solución al agravamiento en la economía del campo mexicano, confiándose que el nuevo régimen federalizado pronto ofrezca soluciones, mientras tanto y a manera de ejemplarización, en un sector que como la agricultura el sector maquilador debe verse fortalecido, con la sustentabilidad de las fuentes de trabajo como es el sector maquilador, asegurando la subsistencia a las familias, por cientos a miles que dependen de ese ingreso, según los últimos números del INEGI suman 163 naves en 29 parques generando empleo a más de 80 mil trabajadores, que como en otros vitales rubros, un sinfín de ellos, que vienen a justificar la cordial y respetuosa exhortativa en quitar el freno a estos sectores y otorgar mejores garantías en satisfactores y calidad de vida a la población, estimulando el quehacer laboral y preferentemente evitar cualquier limitación de ese sostenido progreso que dispone y se ejecuta en Baja California, asegurándose el agua en suficiencia, concretando la planificación por y para esa continuidad en el corto plazo, máxime que tal tipo de modernidad se lleva y es deseo en concretar prontamente, por los administrativos del Distrito de Riego Río Colorado.