El reconocido silbante llegó a pitar hasta en la Primera División del futbol mexicano.

Eloy Herrera

Con gran gusto, saludos de una gran cantidad de compañeros de actividad y festejo familiar, celebró Jesús Pimienta sus 46 años como silbante en el futbol mexicano.

El conocido silbante recordó, el miércoles por la tarde, que fue un martes, 12 de febrero, de 1974, cuando sancionó su primer partido, en un juego de la categoría Veteranos, celebrado en la unidad deportiva de Ensenada, Baja California.De ahí en adelante tuvo una actividad que fue creciendo hasta llegar a la Primera División del futbol mexicano.

Jesús Pimienta permaneció décadas al ras del pasto, pitando una gran cantidad de partidos de futbol, en Ensenada y, después, en San Luis Río Colorado. En los últimos años Pimienta se desempeña como instructor de silbantes.

“El otro día, repasando unas fotos, me doy cuenta de que, aunque sea para una duda, una pregunta, han pasado muchos árbitros conmigo, durante estos 46 años”, expresó el reconocido silbante.

Años atrás, fue muy comentada una apretada jugada en la que Pimienta sacó la roja a García Aspe y, en la misma jugada, amonestó a Adolfo Ríos.

Pimienta pitó una gran cantidad de años en Baja California. Luego, en 1995 movió su residencia a nuestra ciudad, en donde continuó con su importante actividad de sancionar los más importantes partidos de futbol.

Felipe de Jesús Ramos Rizo, Armando Archundia, Arturo Brizio y otros reconocidos silbantes del futbol mexicano forman parte del círculo cercano de amistades de Jesús Pimienta. “Es un gusto tener de amigos a personas tan serias, responsables y, sobre todo, llenas de cariño y respeto”, expresó el reconocido árbitro.

Jesús Pimienta acostumbra mostrar en el terreno de juego su gran calidad como silbante. Su conocimiento del reglamento, capacidad de análisis y, sobre todo, su amplio criterio, le han permitido crecer como el más reconocido silbante de nuestra región.